La reacción se mide a la ilusión

SPC
-
La reacción se mide a la ilusión - Foto: Rodrigo Jimenez

Un Madrid esperanzado en retomar el ritmo a la temporada recibe a un Girona eufórico que quiere dar la campanada en el Bernabéu

El Real Madrid, reforzado anímicamente tras su esperada reacción en un duelo de altura, dejando su mejor partido con Santiago Solari ante el Sevilla en Liga, afronta hoy la Copa del Rey con el deseo de dar continuidad a las buenas sensaciones ante un Girona (21,30 horas/BeINLaLiga) que ya ha hecho Historia en el torneo.
El punto de inflexión que necesitaba el cuadro merengue para despertar de su pesadilla y recuperar la autoestima perdida, se produjo en el pulso por la tercera plaza liguera ante el conjunto hispalense. Aún acusando puntos débiles que le persiguen, como delanteros sin pegada, la imagen dejada ante el Sevilla, la resucitada comunión con la afición y el juego desplegado, aumentan la moral de un equipo instalado este curso en una montaña rusa.
Las noticias comienzan a ser buenas para Solari, que ha sobrevivido a una plaga de bajas y ha tomado decisiones con personalidad en un pulso con Isco y quitando el ‘cartel’ de intocable a Marcelo. Los dos cuentan con opciones de minutos ante el Girona, con el brasileño con pinta de titular para ganar minutos de competición mientras mejora su físico.
Las rotaciones en masa que han marcado de momento el camino del Madrid en Copa del Rey se acabarán en los cuartos. El torneo se presenta como una oportunidad de título en una temporada compleja y el vestuario quiere ir por él.
rotaciones. Habrá cambios, principalmente en defensa con laterales como Odriozola y Marcelo con muchas opciones de jugar más Nacho en el centro de la defensa. Se estrenará en la competición Thibaut Courtois por la lesión de Keylor Navas.
Tras materializar la proeza de clasificarse por primera vez para cuartos de final al eliminar al Atlético en el Wanda Metropolitano, el Girona llega sin nada que perder y con la ambición de dar un paso más allá sin ningún tipo de complejo. Por eso, Eusebio no reservará jugadores y saldrá con el once de gala.