El padre del niño de Illescas retenido en Ecuador huye con él para no devolverlo

J.A.J./Toledo
-

Tras seis meses en el país andino para exigir el retorno del menor, la madre reclama al Gobierno ecuatoriano que cumpla una resolución de su Justicia y se lo devuelva ya

La madre del menor, en el centro de la imagen, en una concentración para exigir su vuelta a casa. - Foto: Yolanda Lancha

Ocho meses después, continúa sin resolverse el caso del niño de Illescas retenido por su padre en Ecuador, vulnerando así la custodia del menor que le corresponde a la madre según quedó fijado en el divorcio entre ambos. Y todo ello, a pesar de que una sentencia dictada por la Justicia del propio país andino ha ordenado la devolución del niño, Álvaro Armas Jurado, a la madre, Mercedes Jurado, que lleva en la república sudamericana desde hace seis meses exigiendo la entrega del menor. La última novedad no es alentadora, ya que la madre denunciaba que el progenitor se ha fugado con el niño para evitar devolvérselo.
Según afirma la madre en un mensaje hecho público en Facebook, el pasado jueves el padre burlaba un operativo policial y huía con el niño en un coche con rumbo desconocido. «Hay que recordar que Alvaro está legalmente bajo la custodia del MIES (Ministerio de Asuntos Sociales ecuatoriano), por lo cual nuevamente el padre ha cometido doble delito, no tiene tenencia, ni patria potestad», afirmaba Mercedes Jurado.
Este es un nuevo jarro de agua fría en un asunto se remonta al 31 de agosto del año pasado, cuando el padre del menor, Leonardo Ramiro Armas, impidió que éste retornara a España después de las vacaciones de verano y procedió a escolarizarle en un colegio de la capital ecuatoriana, Quito. Inmediatamente, la madre emprendió una campaña en la cabecera sagreña para exigir la vuelta de Álvaro, acusando a su pareja de actuar por verganza contra ella tras el divorcio,  en el que consintió que el niño se quedara con ella en España.
El pasado mes de noviembre, Mercedes Jurado llegaba a Ecuador para reclamar la vuelta de Álvaro con ella. Para ello, hizo valer el convenio internacional sobre menores de La Haya, que establece el respeto a las custodias concedidas por sentencia de divorcio en el ámbito internacional. La primera resolución judicial  de la Justicia ecuatoriana sobre el caso resultó desalentadora, ya que una juez ordenó que siguiera con el padre tras una vista en la que no se dejó participar ni a la mujer ni a su abogado.
Por suerte para Mercedes, el pasado 17 de marzo la Sala de la  Familia de la Corte Nacional de Justicia ecuatoriana zanjaba esta disputa a su favor. Este tribunal sentenciaba que la jueza se extralimitó en sus funciones y ordenaba que el niño fuera entregado a la madre como responsable de su custodia.

Obstáculos a la entrega.

Esto parecía el final de la odisea de la madre, pero una serie de acontecimientos han impedido que se haga cargo de su hijo. El fundamental, que un operativo de los servicios sociales y la Policía ecuatoriana para recoger al niño después de la sentencia, tras no localizarle en el colegio, no llegó a término. Aunque el padre llevó al niño en su coche a una sede oficial, retó a los agentes a que sacaran ellos mismos al chaval del auto, mientras familiares suyos grababan la escena en vídeo. Estos familiares habían conminado al menor a que no dejara el coche por su propio pie, presumiblemente con el afán de generar una escena violenta durante la entrega. Los agentes desistieron de cumplir la orden judicial.
Tras narrar esta escena en una página de Facebook, la madre cargaba contra la inoperancia de las autoridades ecuatorianas y criticaba que le hayan convocado a una mediación que  desprecia la resolución judicial. «Es increíble que las autoridades especializadas en niñez y adolescencia no acaben de entender lo que es la alienación parental», afirmaba señalando que la voluntad del menor sobre lo que quiere está mediatizada ya por su padre tras el tiempo transcurrido.