El Nuevo año del cerdo llega a Toledo

C. M.
-
El Nuevo año del cerdo llega a Toledo - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Los directores del Instituto Confucio, Jaime Moraleda y Xu Caixia, destacaron el valor del conocimiento mutuo para conseguir una plena convivencia. Ambos celebraron el nuevo Año Chino participando en la tradicional danza del dragón y de los leones

Un año, el del cerdo, de «prosperidad y riqueza». Con estas expectativas y vestidos con sus trajes tradicionales, los estudiantes, profesores y equipos docentes del Instituto Confucio compartieron con la ciudad que los acoge la celebración de su nuevo ciclo iniciado, eso sí, el pasado día 5 de febrero según el calendario lunar.
El patio del edificio universitario de Lorenzana citó, para tan festiva ocasión, a algunos de los integrantes del Instituto y del campus universitario en torno a una fiesta alborotada y colorista en la que no faltó ni el rojo ni el amarillo -el primero por simbolizar la suerte y el segundo por ahuyentar las malas sensaciones-, ni el tradicional dragón danzarín acompañado, al compás, por los leones.
La vicerrectora se encargó de dar la merecida bienvenida a los presentes agradeciendo la «buena labor» realizada por los responsables de una centro que «se están consolidando» en todos los campus de la región. No en vano, y asegurando que la Universidad «cree en el espíritu internacional y en la convivencia de las culturas» a través del intercambio de tradiciones, culturas y conocimiento, quiso Fátima Guadamillas destacar «el aumento en el número de alumnos matriculados -30 en Toledo y más de 130 en todos los campus- y la cada vez más amplia relación académicas» con las distintas universidades chinas implicadas en esta proyecto.
Ratificó esta máxima la codirectora del Instituto Confucio, Xu Caixia, al apreciar la buena acogida recibida por parte de «esta gran familia que es la Universidad» y en la que «nos sentimos como en casa». En este punto, asemejó las costumbres chinas a las españolas porque «esta celebración es muy parecida a la de los españoles , ya que todos nos reunimos en torno a la fiesta» y ataviados con «colores muy españoles».
El codirector de la entidad, Jaime Moraleda, tomó la palabra para señalar que «el Instituto Confucio ha dejado de ser noticia por su inauguración para ser noticia permanente por su consolidación». No en vano, «no nos dedicamos sólo a enseñar la lengua china» sino que «trabajamos en la difusión de su cultura y tradición en el ámbito universitario». Para ello, posibilitan la conexión de estudiantes chinos con estudiantes españoles instando a la integración recíproca.
A esta celebración se unieron los estudiantes de lengua y cultura españolas en el Programa ‘Español en Toledo’ (Esto), que gestiona la Fundación General de la UCLM, y otros estudiantes procedentes de China que en la actualidad están cursando títulos de grado o máster en el campus toledano. Y puesto que la fiesta quiso ser compartida con los residentes y visitantes del Casco histórico, el grupo desfiló en un pasacalles con la danza del dragón y de los leones por las calles de Toledo hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento, espacio en el que se desarrolló una danza ritual. El programa también ofreció, por la tarde, un concierto de música tradicional.
El Instituto Confucio es la institución oficial concedida por Hanban (Oficina Nacional de Enseñanza del Chino como Lengua Extranjera, con sede en Beijing), cuyo objetivo es promover la enseñanza de la lengua y la cultura chinas en todo el mundo a través de los Institutos Confucio asociados. Se trata de la primera sede del Instituto Confucio en la región, lo que pone en valor el fuerte compromiso de nuestra Universidad por la formación y la educación en Castilla-La Mancha, además del impulso esperado a nivel regional motivado por el aumento de las relaciones con el país asiático. Esto se traduce en una mayor internacionalización de la región, una clara apertura a uno de los mayores mercados a nivel mundial, mejora de la empleabilidad y un mayor posicionamiento para los empresarios.