Tolón valora la elaboración de un Plan Especial de Vega Baja

I.G.Villota
-

La alcaldesa busca consenso para abordar el futuro proyecto del espacio, que arranca con una senda peatonal para unir el río y los barrios. La Junta insiste en que no habrá viviendas

Tolón valora la elaboración de un Plan Especial de Vega Baja - Foto: David Pérez

Las obras arrancaron hace unos días y parecía imposible pensar que llegaría el momento de abordar una actuación de adecentamiento de Vega Baja, abandonada a su suerte prácticamente desde la paralización del proyecto urbanístico previsto en la zona. De eso han pasado ya casi 13 años. La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, visitó ayer  el entorno donde se está desarrollando una senda peatonal que conectará los barrios del Poblado Obrero y Santa Teresa con el campus de la Fábrica de Armas de la Universidad de Castilla-La Mancha y, por ende, con el río Tajo.
Durante la visita, Tolón explicó que está valorando la posibilidad de elaborar un Plan Especial de Vega Baja para dar una respuesta definitiva a este entorno, algo que se hará, recalcó, con el consenso de las administraciones públicas y de distintas entidades privadas. «Estamos valorando hacer un Plan Especial de Vega Baja en los próximos meses y llegar a un acuerdo entre todos para utilizar esta zona, siempre respetando los importantes restos arqueológicos que tiene», afirmó ayer la regidora municipal.
La inversión del proyecto, que conjuga proyección paisajística y arqueológica con abrir el espacio a la ciudad, comentó Tolón, asciende a 350.000 euros, en los que se incluye la plantación de un centenar de moreras. «Esta senda es fruto del acuerdo, saben que estamos en una zona sensible desde el punto de vista arqueológico y patrimonial donde hoy empieza a visibilizarse lo que será este espacio peatonal que va a comunicar prácticamente con la ribera del Tajo», señaló la primera edil.

Tolón valora la elaboración de un Plan Especial de Vega Baja
Tolón valora la elaboración de un Plan Especial de Vega Baja - Foto: David Pérez
En la intervención se diferencian dos tramos, un primer camino de zahorra natural compactada y estrato final de jabre rojo que tendrá 360 metros de longitud y cuatro metros de ancho, y un segundo tramo desde San Pedro el Verde hasta el río Tajo donde se llevarán a cabo labores de limpieza y saneamiento del camino existente junto a la Universidad.
Tolón comprobó el ritmo de los trabajos acompañada por el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, quien la pasada legislatura era concejal de Urbanismo y Vivienda, así como de la vicerrectora de la UCLM, Fátima Guadamillas, el presidente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, Jesús Carrobles, los concejales de Urbanismo y Servicios Sociales, así como el arquitecto municipal.  
Javier Nicolás comentó que esta intervención es «fruto del trabajo conjunto entre administraciones». «Empieza a demostrar el interés por dar una solución definitiva a años de abandono que ha sufrido vega baja», comentó el delegado, insistiendo en que «aquí no va a haber viviendas, pero tiene que ser un parque en el corazón de Toledo».
Por su parte, Jesús Carrobles destacó la importancia de la intervención, basada en hacer ciudad. «Desde la paralización de las actuaciones en Vega Baja este es el primer proyecto que no es para meter más coches, ni hacer vías rápidas ni generar nuevos usos que no sean el disfrute de este espacio por los ciudadanos», apreció.
EL presidente de la Real Academia incidió en que «es una senda peatonal destinada a hacer de este espacio algo propio de la ciudad, a unir nuevos barrios con el río y a recuperar el valor de centralidad de este espacio. Creemos que este es el camino que hay que adoptar en Vega Baja».
Mientras tanto, Fátima Guadamillas incidió en la idea de conexión entre diferentes puntos de la ciudad. «El proyecto va a acercar más el campus a los ciudadanos y nos ayudará a no vivir de espaldas al río», dijo, añadiendo que también «se van a proteger» los restos arqueológicos.