El diputado Fernández proclama el fin de la «mamandurria» y el «despilfarro» de los gobiernos del PSOE

latribunadetoledo.es
-

Destaca la reducción de nóminas y costes laborales en la Diputación. El PSOE afirma que basa su gestión en despidos y que "el que sobra es él"

El diputado de Empleo rindió cuentas ante la prensa de su gestión en el primer año de este mandato pertrechado de abundante munición de datos. Sin embargo,   también utilizó la artillería de las expresiones de grueso calibre al anunciar que la llegada del PP al poder en las instituciones ha supuesto abandonar «las tesis que han arruinado esta provincia, esta región y España, las tesis del pasteleo, de la mamandurria, del todo vale y el despilfarro, practicadas por los Gobiernos del PSOE».
En el área de Empleo,  Fernández recordó que cuando el Partido Popular accedió al Gobierno de la Diputación Provincial, «en julio de 2011, nos encontramos una plantilla de personal vergonzosamente sobredimensionada, con cerca de 2.000 nóminas, que actualmente se han reducido a en torno a las 1.400, sin dejar de prestar ni un solo servicio».
«Nos encontramos con que los funcionarios interinos habían pasado en un corto periodo de tiempo de 15 a 108, que había cerca de cien contratos -los del antiguo programa Dipucamina, cancelado por el PP- sin consignación presupuestaria», declaró el diputado. Por ello, concluyó que «existía una RPT oficial aprobada en Pleno y publicada, y otra de cien trabajadores sin plaza, que podríamos llamar Relación de Puestos de Trabajo de Amigos, Concejales y Parientes».
Añadió a esto «una ruinosa situación económica, con más de 140 millones de euros de deuda y un estado de tesorería que difícilmente nos dejaba margen para pagar las nóminas». Como ejemplo de mejora de los costes salariales en Diputación, Fernández afirmó que su importe total «ascendía en junio de 2011 a 6.115.000 euros y ha bajado en junio de 2012 a poco más de cinco millones de euros».
El presidente del Grupo Socialista, Fernando Muñoz, respondió a las acusaciones del diputado de Empleo negando tanto los problemas económicos de la Institución tras el pasado Gobierno del PSOE como  las irregularidades en el centenar de empleados del Dipucamina, despedidos antes de que terminaran sus contratos que no tuvieron reparos de la Intervención o de los sindicatos. El portavoz socialista, Álvaro Gutiérrez, fue sumamente crítico  con el diputado de Empleo al opinar que su balance de gestión «no puede ser más penoso, porque se ha caracterizado por los despidos y por la falta de apoyo e implicación con los parados».
«Es muy triste que el balance del diputado de Empleo se base en los despidos. Si ese es todo su balance, yo creo que el despido -a hacer- tendría ser el suyo. Yo creo que el que sobra es él», zanjó Gutiérrez.
El PSOE recordó, entre otras cosas, la negativa del Gobierno popular de Diputación a poner en marcha un plan de empleo para contratar parados utilizando dinero de los remanentes de Tesorería de la Institución.

Fernández reconoce los «sacrificios» de los empleados públicos.

El diputado de Empleo puso un especial empeño al presentar su balance anual en agradecer «por este año de intenso trabajo a los representantes sindicales y de los trabajadores de la Diputación, por su diálogo y por los acuerdos logrados», así como a «los funcionarios y trabajadores de esta Diputación por los esfuerzos y sacrificios que están haciendo, y que desde el Equipo de Gobierno intentaremos recompensar en un futuro».
Así, insistió en la valía de los empleados y técnicos de la Institución. Preguntado por el impacto de la retirada de la extra de Navidad a funcionarios públicos decidida por el Gobierno central en el entendimiento con los trabajadores provinciales señaló que «es difícil que un trabajador vea recortado su sueldo». Sin embargo, expresó su convencimiento de que «si esos funcionarios ven que, en un tiempo razonable, la situación de España mejora, seguro que les dolerá menos. Espero que, antes de lo que podamos pensar, podamos reconducir esta situación».

"Flecos" en el Hospital provincial.

En cuanto al traspaso del Hospital Provincial al Sescam, Fernández manifestó que «aún no se ha transferido por cuestiones problemáticas que atañen a los laborales, a los trabajadores».
«No queremos mandar a gente engañada a la transferencia», explicó el diputado de Empleo. «Como todavía hay ciertos flecos con los que el presidente de la Diputación no está de acuerdo, pues seguimos negociando», continuó  destacando que «hablamos de personas» y la «sensibilidad importante» del equipo de Gobierno hacia el futuro de la plantilla del Hospital «porque son trabajadores nuestros».