San Marcos acoge el «homenaje» al «legado de Marujita Díaz»

C.M
-
Ángel García y su hermano José Antonio son los artífices de una muestra en la que colabora el Ayuntamiento.

En la exposición se podrán admirar piezas de vestuario firmadas, entre otros, por diseñadores como Pedro Rodríguez o Marbel Junior.

El Centro Cultural San Marcos acogerá, del 5 al 21 de abril, el legado artístico de Marujita Díaz integrado en la colección del cantante Ángel García y su hermano José Antonio, propietarios de una parte importante del vestuario y de algunos de los objetos de la artista. La muestra ‘Recordando a una estrella, Marujita Díaz’ tendrá entrada gratuita y abrirá al público de martes a viernes, en horario de 11,00 a 14,00 horas y de 17,00 a 20,00 horas, y los fines de semana, sábado y domingo, de 11,00 a 20,00 horas.
Fue la concejala de Festejos, María Teresa Puig, la encargada de presentar un evento que, avanzó, exhibirá «trajes espectaculares» de una mujer a la que, como apreció Ángel García, «no se ha hecho justicia» ni en su país ni en su ciudad de Nacimiento -Sevilla- a pesar de haber «vendido España por todo el mundo». Por ello, y una vez inaugurado este recorrido en Mora con motivo de las fiestas en honor a su patrona el pasado año, el cantante ganador del programa ‘A tu vera’ y su hermano decidieron ofrecer esta exposición en la ciudad.
No en vano, se pueden contemplar trajes, vestidos, complementos, fotografías y muebles de la artista desde sus comienzos hasta la última etapa de su vida. En este punto, añadieron que se podrá disfrutar de «muchos volantes, plumas y lentejuelas» firmados, en algunos casos, por grandes firmas de la moda. Este paseo también oferta el gusto de la cantante por los abanicos, los mantones y la bisutería.
En este punto, recordó Ángel García la solidaridad de una mujer «luchadora y transgresora» que solicitó a su heredera que vendiera gran parte de su legado en la subasta pública -que se organizó el pasado año en la joyería Molina Cuevas de Madrid- para donar la cantidad recaudada a la ONG Mensajeros de la Paz. Los hermanos García consiguieron adquirir parte de la colección gracias a la buena relación mantenida con la familia de la homenajeada y con la intención de «realizarla un sincero homenaje».