Cuando las mujeres consiguieron mandar

J. Monroy
-

Aránzazu Lafuente explica en la Biblioteca de Castilla-La Mancha las últimas investigaciones sobre mujeres y poder en el Archivo Histórico de la Nobleza

Cuando las mujeres consiguieron mandar - Foto: David Pérez

Las mujeres «siempre hemos estado aquí, somos la mitad de la población, solo que la histografía y los libros de historia no siempre nos han sacado, y si nos han sacado, ha sido o bien supeditadas, o como personajes secundarios de la historia». Sin embargo, apuntaba ayer la directora del Archivo Histórico de la Nobleza, Aránzazu Lafuente Urién, desde hace unos años se están tomando en serio trabajos de investigación y se están recogiendo nuevos documentos que están dando pie a una nueva visión de la mujer en la historia.
Una nueva visión, apuntó Lafuente, que está sacando a la luz personajes muy parecidos en diferentes siglos. Eran «mujeres que mandaban cuando podían y cuando las dejaban, mujeres que han aprovechado el momento que se les ha dejado para tomar las armas, tomar el poder, con mejor o peor fortuna». Así lo explicaba Lafuente en la Biblioteca de Castilla-La Mancha, donde ofreció la conferencia ‘Mujeres, nobleza y poder: personajes femeninos a través del espejo’, inserta en el ciclo ‘Mujeres a por todas’.
Allí explicó una nueva línea de trabajo que ha emprendido el Archivo Histórico de la Nobleza desde hace algún tiempo, que se ha materializado en la exposición ‘Mujeres, nobleza y poder’. En ella, las mujeres se miran al espejo, en metáfora de los documentos desde los que se conocen sus opiniones o forma de pensar. La muestra inspiró la conferencia, en la que Lafuente no habló tanto de ella, como de elementos que entresacar de la misma, como los personajes femeninos relatados en los documentos.
En realidad, la exposición no trata de mujeres excepcionales. En la lectura de los documentos, en el propio Archivo se han sorprendido de que no destacan tres o cuatro mujeres, «sino que es muy general y común a toda una serie de mujeres de estos siglos». Sin embargo, lo que Lafuente hizo en la conferencia fue nombrar unas cuantas más conocidas para destacar una serie de ideas generales, con ellas como ejemplo.
Los pocos documentos que existen de la comunera María de Pacheco están en el Archivo de la Nobleza. Ella era el prototipo de mujer que enviudó joven, peleona, defensora de su linaje, de sus vienes y de su casa. Por su parte, la princesa de Éboli parece un perfil distinto. Pero ellas, como Juana Pimentel, señora de Montalbán, se enfrentan al poder, aunque con mejor o peor fortuna, «todas de armas tomar».
El ciclo. El ciclo de conferencias ‘Mujeres a por todas’ está organizado por la Biblioteca de Castilla-La Mancha, junto a su Asociación de Amigos. La de ayer fue su segunda charla, tras la desarrollada en noviembre por Ignacio Ruiz Rodríguez en torno a la mujer en el Siglo de Oro.
En el próximo mes de noviembre, habrá otras dos conferencias, protagonizadas por Maylen Cotto Andino y Antonio Illán Illán, sobre la mujer en el patrimonio documental español y en el entorno de la Celestina. Más adelante, se tocarán asuntos como la mujer en la Revolución Rusa, Rosa Chacel y la periodista toledana Carmen de Burgos; todo de la mano de Olivia Blanco, Pilar Olano y María Teresa Muñoz.