Paso atrás del CD Torrijos al caer derrotado en casa ante el Marchamalo

latribunadetoledo.es
-

Daoiz aprovechó un fallo del guardameta local Córdoba para marcar el gol que valió por el triunfo (0-1) justo antes del descanso

Paso atrás del CD Torrijos al caer derrotado en casa ante el Marchamalo - Foto: La Tribuna

El CD Torrijos despidió el 2012 de la peor manera posible, cayendo derrotado en el San Francisco ante un Marchamalo que abandonó el farolillo rojo en un partido marcado en rojo por los rojiblancos. De esta manera, el equipo alcarreño coge aire en la clasificación gracias al gol de Daoiz en los últimos minutos de la primera mitad.
Pero el de ayer no fue el mejor encuentro de un Torrijos negado en la creación de fútboll ofensivo y sobre todo en cuanto a ocasiones de gol se refiere. No hay duda de que la baja de Chumi, por ciclo de tarjetas amarillas, se notó en exceso en el juego de ataque.
Con Pedro Velasco en la grada y el jugador David Fariña, lesionado, dirigiendo al conjunto toledano desde el banquillo, arrancó un choque cuyos 20 primeros minutos fueron insulsos, con mucho centrocampismo y con nulos acercamientos a ambas porterías.
Cristian tuvo la oportunidad de abrir el marcador, pero erró ante el guardameta Nacho, quien le detuvo bien el esférico. Continuó atacando el cuadro torrijeño y, de esta manera, Sergio Molina acarició el 1-0 en dos acciones iguales, pero sus respectivos remates los rechazó el guardameta visitante, y además, en la segunda ocasión, el balón no llegó por poco a Toni cuando se apresuraba a fusilar la meta rival. Diego llegó rápido al cruce y evitó que el cuadro local se adelantara en el marcador.
El que sí lo hizo fue el Marchamalo tras un ingenuo saque de esquina originado por Pedro. Como consecuencia del córner, el balón le llegó a Roni, quien centró peligrosamente, pero el meta Córdoba detuvo el esférico. O al menos lo tenía en su poder, pero lamentablemente se le escapó y el veterano Daoiz aprovechó el regalo navideño para llevar el 0-1 al marcador del San Francisco.
Tras el paso por vestuarios, el Marchamalo se sintió cómodo con la ventaja a su favor y apenas mostró debilidades a no ser por los balones bombeados que originaron algún que otro barullo en el área.
El cuadro gallardo se quejó de un gol anulado a Illana en el minuto 65 por un más que dudoso fuera de juego. Siguió el dominio del Torrijos con más corazón que cabeza. Y así, un balón largo sobre Sergio Molina propició que éste controlase el esférico y se girase para soltar un disparo con mucha fuerza, pero al que respondió con seguridad el meta visitante.
Los últimos compases del encuentro fueron emocionantes ya que el Torrijos buscó la igualada, pero el equipo verde que dirige Emilio López supo resolver esos ataques infructuosos.