La DGT denuncia al 55% de los vehículos controlados

Redacción
-
La DGT denuncia al 55% de los vehículos controlados - Foto: Luis López Araico

Casi la mitad de las denuncias se formularon porque el conductor no tenían a disposición de los agentes que realizaron los controles la autorización especial para transporte escolar

La DGT puso en marcha la primera semana de febrero una campaña dedicada al control de Transporte Escolar en la provincia de Toledo. Una campaña que ha dado como resultado este 2019 un total de 76 denuncias sobre 89 vehículos controlados, aunque sólo recayeron estas denuncias sobre 49 de los 89   autobuses dedicados al transporte escolar en la provincia que fueron objeto de esta campaña.
  Durante la campaña,  que ha tenido especial incidencia en carreteras convencionales y vías urbanas, se han realizado inspecciones sobre los vehículos (autorizaciones y documentos, condiciones técnicas y elementos de seguridad, cinturones y sistemas de retención) y sobre los conductores (permiso de conducción, tiempos de conducción y descansos), controles que han realizado agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que, eso sí, no ha dado lugar a detenidos/imputados en delitos relacionados con la seguridad vial.
Así, en estos controles en la provincia, la que mayor número de vehículos ha incluido en la campaña en la región, se tuvieron que formular denuncias sobre 49 vehículos, algunos con más de una infracción puesto que esas ascendieron a 76. La mayoría de las denuncias, 37 concretamente, se correspondían con la ausencia, en el momento de la inspección, de la autorización especial para transporte escolar. También fueron numerosas, ascendieron a 16, las catalogadas como ‘otras’ y 9 denuncias tuvieron relación con no tener al día el seguro de responsabilidad ilimitada. Más residuales fueron la denuncia por no tener la ITV al día, la interpuesta a otro vehículo por no llevar el permiso de conducción o la que se formuló por no exhibir el dispositivo luminoso con señal de emergencia.
Además, hubo 10 vehículos que fueron denunciados por no exhibir la señal de transporte escolar, el cuadrado amarillo.
En esta campaña en la provincia de Toledo también hubo una denuncia por dar positivo en drogas, aunque ninguna por alcoholemia -en 2018 hubo una en los controles ejercicios por la Policía Local- o velocidad.
  Desde la DGT informaban que  desde el curso 2007-2008 todos los vehículos dedicados al transporte escolar deben cumplir requisitos como el acompañamiento en el autobús por persona cualificada, el cumplimiento del límite de una antigüedad de los vehículos, disponer de un seguro de responsabilidad civil ilimitado o la obligatoriedad de llevar señal de transporte escolar; también, que a partir de 2013 todos los camiones y autobuses nuevos de la UE deben contar con un sistema de frenado de emergencia que se active automáticamente ante la posibilidad de colisión.
Así, los vehículos controlados en Toledo con motivo de esta campaña que se viene repitiendo en los últimos años, cumplían con estas normativas en materia de acompañamiento en el autobús por personal cualificado y cinturones de seguridad y sistema de retención infantil. Señalan desde la DGT que  la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 se ha marcado el objetivo de que no haya ningún fallecido sin sistema de retención infantil, que ha de ser adecuado al peso, la talla y la edad del niño. De hecho, desde 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados los sistemas de retención.
No obstante, el  factor humano es un elemento a destacar puesto que el 90% de los accidentes que se producen en el transporte escolar tienen lugar  por distracciones del menor, del conductor o de los acompañantes, y en su mayor parte son atropellos que se producen en el momento de subir y bajar del vehículo o en los instantes inmediatos.
La importancia del transporte escolar en la zona urbana, sobre todo en zonas de concentración de colegios, requiere para ser eficaz, consideran desde la DGT, la colaboración de los ayuntamientos, que pueden llevar a cabo medidas como limitaciones de velocidad o crear camino escolares seguros que faciliten el desplazamiento a la escuela a pie, en bicicleta o en transporte público.

En la región. En Castilla-La Mancha se han formulado 228 denuncias sobre 144 de los 303 vehículos controlados en el marco de esta campaña, la mayoría por irregularidades administrativas, como ha ocurrido en la provincia de Toledo. De hecho, casi la mitad, 77, lo fueron por no disponer en el vehículo de la autorización especial para transporte escolar; otras 41 por no llevar el seguro de responsabilidad ilimitada;  21 porque no tenían la señal de transporte escolar y 70 por otras infracciones relacionadas con la presente campaña.
No hubo denuncia por alcoholemia, solo una por exceso de velocidad en Cuenca, el positivo en drogas de Toledo y 9 por deficiencias en las puertas de servicio y emergencia.
En relación a campañas anteriores, 2018 y 2017, el número de denuncias se ha duplicado, aunque también se ha incrementado el número de vehículos controlados. Aún con todo, el porcentaje de denuncias sobre los vehículos controlados ha sido muy superior en esta campaña realizada la primera semana de febrero puesto que se ha pasado de algo menos del 55% a superar el 75%.