El ferial no tendrá asfalto sino prefabricado de hormigón

I.G.Villota
-
Plano del nuevo recinto ferial en Safont. - Foto: La Tribuna

El proyecto cuenta con un presupuesto de casi 690.000 euros y un plazo de ejecución de 11 meses. El acceso principal conectará con el remonte. El área de conciertos tendrá escenario fijo y tres carpas para bares. Habrá una zona reservada para casetas

El traslado de la feria de La Peraleda a Safont está cada vez más cerca de ser una realidad, aunque, por otro lado, parece complicado que las próximas ferias de agosto se celebren allí, por una cuestión de plazos. El Ayuntamiento de Toledo acaba de aprobar la primera fase del nuevo recinto ferial. La obra consistirá en crear espacio donde desarrollar las actividades al aire libre. De hecho el proyecto ya está colgado en el perfil del contratante de la web municipal. Saldrá a licitación en unos días y tiene un presupuesto cercano a los 690.000 euros que, como ocurre con todos los contratos públicos, se adjudicará a la baja.
El plazo de ejecución de las obras es de once meses, según consta en el documento, y las empresas interesadas tienen hasta el 2 de octubre para presentar sus ofertas. La adjudicación no se hará antes de noviembre, atendiendo el procedimiento administrativo.
La memoria del proyecto dice que el ferial se ubicará en un emplazamiento «privilegiado», junto al río Tajo y con vistas a la ciudad, y cuenta con el beneplácito de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT). Se urbanizará la zona y se instalarán las redes de abastecimiento, energía y saneamiento necesarias.
En lo que respecta a pavimentación, uno de los temas más sensibles, el documento habla de pavimentos «mayoritariamente prefabricados de hormigón, en distintas tonalidades, para dotar al recinto de un entorno agradable y que a su vez sea duradero y resistente al tráfico de los vehículos pesados de los feriantes». Por lo tanto, queda descartado el asfalto en esta zona de la ciudad, a orillas del Tajo.
 «El objetivo también es recuperar el parque para los vecinos de Toledo, ya que en la actualidad, debido al mal estado de conservación en el que se encuentra, no es utilizado más allá del uso de aparcamiento, mediante el acondicionamiento de las distintas zonas peatonales, así como del alumbrado público y mobiliario urbano existente», dice el proyecto.
Antes de levantar, habrá que acabar con lo que no sirve. Al arrancar los trabajos se procederá a la demolición completa de las aceras existentes, incluyendo la base de hormigón y los bordillos. Por otro lado, se desbrozará y se retirará la capa de tierra vegetal de todo el ámbito de actuación.   
También se llevará a cabo la retirada de alumbrado público existente con el fin de reponerlo utilizando elementos similares a los empleados en las calles aledañas, además de utilizar farolas led con mayor eficiencia y menor consumo.
Actual estanque. Asimismo, se retirará el mobiliario urbano existente, bancos, mesas y papeleras destrozadas en la mayoría de los casos, así como de la señalización vertical. Por último, está prevista la anulación, vaciado y demolición del estanque que hay junto a la noria, dado que ahí está proyectada la zona de conciertos.
Precisamente esta zona de conciertos, así como la destinada a casetas y atracciones tendrá un solado de 30 centímetros de zahorra artificial y una capa de cierre de albero de cinco centímetros de espesor. Se convertirá en zona peatonal de paseo.  
El recinto ferial tendrá un acceso principal, mediante un camino de diez metros de ancho desde el entorno de la estación de autobuses (Safont), y con acceso directo al acceso a la ciudad por la zona del Miradero y Zocodover.
Paralelo al río, se crearán dos zonas peatonales (de 12 metros de ancho cada una) que discurrirán hasta la noria con tres zonas destinadas al emplazamiento de las casetas y atracciones (ubicadas a ambos lados  de cada camino y entre ellos).