«El Tajo carece de caudales ecológicos para poder trasvasar»

J. Monroy
-
«El Tajo carece de caudales ecológicos para poder trasvasar» - Foto: David Pérez

El Parlamento Europeo, recuerda Soledad Gallego, ha denunciado que España está incumpliendo la normativa europea con el río y exige unos caudales mínimos que se cumplan en Aranjuez, Toledo y Talavera

El río Tajo carece de caudales ecológicos «porque se suprimieron para que se pudiera trasvasar más agua». Así lo explicó ayer en la Conferencia Inaugural del IIIForo Ibérico del Tajo, la abogada ambiental, especializada en el agua y biodiversidad, Soledad Gallego, perteneciente también a la Fundación Nueva Cultura del Agua y de la Red Ciudadana del Tajo-Tejo.
En teoría, la cuenca del Tajo es la prioritaria, y hay que cumplir sus caudales ecológicos y determinaciones ambientales, y el agua que se trasvase debe ser el sobrante, «pero eso no está siendo así, lo que está generando unos impactos muy importantes y en la cuenca».
La situación es tal, apuntó la experta, que el Parlamento Europeo vino a analizarla hace tres años y ha sacado una resolución en la que «decía que la situación del Tajo no se puede seguir manteniendo, que España está incumpliendo la Normativa Europea, y que había que poner caudales ecológicos y cumplirlos en Aranjuez, en Toledo y en Talavera de la Reina». Además, a nivel comunitarios están presentadas quejas y abiertos otros procedimientos pendientes de tramitación.
El Tajo en España. La cuenca del Tajo tiene presiones muy similares a otras cuencas, pero también presiones propias. Para empezar, explicó Gallego, es la cuenca más poblada de la península, con Madrid y Lisboa. En la zona española, el ochenta por ciento de la población está en el quince por ciento del territorio (Comunidad de Madrid). De forma que, hasta Talavera, el Tajo está muy presionado, con muy pocas aportaciones, muy poca capacidad de embalse, menores pluviometrías y mayores necesidades a abastecimiento y consumo. Como además está el trasvase, que quita el agua limpia, al final el agua que llega a Madrid y Talavera es agua depurada, pero de un volumen, que es fácil que haya problemas. «Las presiones para la cuenca son inasumibles», apuntó.
Más allá, en Extremadura, hay mucha producción hidroeléctrica, el Tajo es una cadena de embalses de trescientos kilómetros, con mucha capacidad de regulación, pero que se dedica a la capacidad hidroeléctrica. De ahí que no se pueda hacer medias de caudal embalsado.