El suelo de Santa Catalina necesita reformas tras 'aTempora'

Leticia G. Colao
-

Fundación Aguirre Patronato Asilo San Prudencio pide a la Junta los 40.000 euros en los que ha valorado la rehabilitación del piso y ha remitido un informe detallado con los daños. También sopesa el cambio de la tarima.

El suelo de Santa Catalina necesita reformas tras 'aTempora'

La Fundación Aguirre Patronato Asilo de San Prudencio está sopesando la posibilidad de rehabilitar o cambiar el suelo de la iglesia de Santa Catalina después del deterioro ocasionado en el mismo tras los meses de exposición ‘aTempora Talavera’, por lo que reclama al Gobierno regional que pague su reforma. La moqueta instalada encima precisamente para su protección durante los más de seis meses que permaneció abierta la muestra, ha ejercido curiosamente el efecto contrario ocasionando diferentes desperfectos en un suelo de madera de finales del siglo XIX.
El administrador de la Fundación Aguirre, Matías Martín, asegura que se trata del suelo original previo a los trabajos, que fue acuchillado y abrillantado durante la rehabilitación del templo, después de decidir su conservación, y que tanto la goma de la moqueta como la visita de más de 100.000 personas en la exposición, han  ayudado a su desgaste. «El suelo se ha levantado, se ha abombado en diferentes zonas de la iglesia porque la moqueta no permitía su transpiración, y ha perdido el brillo», explica en declaraciones a La Tribuna.
Asegura que los daños de la superficie son más visibles en algunas partes del templo, especialmente en la entrada y el lateral izquierdo, así como la ubicada entre la sacristía y el altar, en algunos casos también por el peso de las vitrinas expositoras y por impedir la salida del calor de la calefacción por las rejillas del suelo.
El suelo de Santa Catalina necesita reformas tras 'aTempora'El suelo de Santa Catalina necesita reformas tras 'aTempora' - Foto: A estos problemas que han empobrecido la imagen de la iglesia de Santa Catalina, se suma la aparición de carcoma en el piso al retirarse el barniz de las maderas -asegura-, lo que está dificultando aún más su estado.
Martín lamenta que estos desperfectos hayan llegado apenas año y medio después de la gran reforma a la que se sometió el templo, tras más de tres décadas cerrado a la ciudad, y que ha devuelto una joya muchos años oculta al patrimonio talaverano. La rehabilitación fue sufragada íntegramente por la Fundación Aguirre y supuso algo más de 2,7 millones de euros.
Por ello, desde la institución reclaman al Gobierno de Castilla-La Mancha que pague los gastos de rehabilitación del suelo de la iglesia, ya que consideran que han sido ellos, como organizadores de la exposición de cerámica, los principales causantes de esta situación. «Nadie tiene culpa, pero el problema es suyo», añade.
Así, poco después de finalizar la muestra cerámica, ampliada dos meses hasta marzo, y tras el desmontaje de la moqueta y las vitrinas ubicadas en Santa Catalina, desde la Fundación Aguirre remitieron un informe con un completo dossier fotográfico hasta la Junta de Comunidades. En él, se informaba de los diferentes daños, del levantamiento de algunas láminas de la tarima o de su pérdida de color, acompañado por las diferentes imágenes que así lo confirman. El conjunto de los trabajos de rehabilitación está valorado en 40.000 euros con alrededor de tres meses de ejecución.
Matías Martín asegura a este diario que aún no han obtenido ninguna respuesta del Ejecutivo autonómico, aunque confían en ello para tomar la decisión final sobre qué actuación realizar.


Repercusión. Desde la Fundación Aguirre esperan la respuesta positiva del Gobierno de García-Page y comenzar cuanto antes. Con ello, evitarían el avance de la carcoma, «que no entiende de plazos», y perjudicar igualmente los diferentes eventos que tienen lugar en el templo. En septiembre quedan aún dos bodas por celebrarse, mientras que para 2020 ya hay cerrada otra docena, por lo que la intervención, de llevarse a cabo, debería ser entre octubre y Semana Santa. Durante estos días, el interior de Santa Catalina acoge las imágenes de la Cofradía del Santo Sepulcro, y a partir de mayo comienzan a celebrarse los matrimonios, explica el administrador.