La zona verde, de lunes a sábado, de diez a ocho de la tarde

J. Monroy
-
La zona verde, de lunes a sábado, de diez a ocho de la tarde - Foto: David Pérez

El Ayuntamiento estudiará nuevos criterios a la hora de conceder la tarjeta de la zona verde, para que no tengan acceso a ellos residentes que en realidad no lo son

A lo largo del próximo mes de febrero, el Ayuntamiento va a ampliar la protección de los aparcamientos para residentes en el Casco (incluida la Antequeruela), ampliando los efectos de la zona verde a todos los días del año. Así lo informó ayer el presidente del Consejo de Participación del Casco, Javier Mateo, quien valoró que, a la postre, el equipo de Gobierno ha sido ambicioso en esta mejora, para ampliar la protección a todos los días. Aunque eso sí, reconoció, «todo es mejorable», y habrá que estudiar los efectos de la medida.
Básicamente, la zona verde continuará en horario ininterrumpido, incluido los mediodías, y se amplía a las tardes de sábado y mañanas de festivos. Es decir, de lunes a sábado, la ORA será de diez de la mañana a ocho de la tarde. Y domingos y festivos, de diez a dos.
Esta misma semana comenzará la implantación de las nuevas señales, y en «un tiempo prudente», cuando todo el mundo lo conozca, se pondrá en marcha la nueva medida, con casi toda seguridad, durante el mes de febrero.
La medida, con ser un avance, reconoció Hilario Alarcón, no llega a ser suficiente para Iniciativa, que trasladó la preocupación de los residentes, que ven que muchas noches, dado el número de establecimientos de ocio, la llegada de vehículos es todavía superior por las noches. Al menos algunos días de la semana, por lo tanto, la zona verde debería continuar más allá de las ocho. Por su parte, Rubén Lozano, presidente de La Mezquita, apuntó que el Ayuntamiento habría «ido a máximos» con veinticuatro horas los siete días de la semana. Mateo recordó que todo se podrá volver a revisar.
Tarjetas. Además, el Ayuntamiento se va a replantear los criterios para la concesión de la tarjeta de la ORA para residentes en el Casco. Esta fue la conclusión, tras un rato de debate, tras la propuesta en la que la propia Mezquita pidió más control sobre todas las tarjetas de residentes en el barrio; un conclusión que también pareció bien al concejal responsable, Juan José Pérez del Pino.
Lozano volvió a pedir más control sobre las tarjetas, dado el elevado número de personas que, sin residir en el Casco, parece que la tienen. La prueba de ello, apuntó, son todos esos funcionarios que por la mañana aparcan en zona verde, se van a trabajar, y se marchan al acabar su horario.
El problema, explicó Pérez del Pino, es que la tarjeta se otorga según unos criterios legales, y una persona que está empadronada y paga sus impuestos en el Casco, puede tenerla. Existe, entonces, una diferencia entre empadronados reales y legales. Por lo tanto, en todo caso, habría que cambiar los criterios de la tarjeta.
También Alarcón fue muy crítico con esta situación, y preguntó a los concejales si el Ayuntamiento realmente es consciente del problema.