El Consistorio quiere que el remonte 'low cost' mantenga dársenas para autobuses de turistas

latribunadetoledo.es
-
El Consistorio quiere que el remonte ‘low cost’ mantenga dársenas para autobuses de turistas - Foto: Víctor Ballesteros

El proyecto elaborado por la Junta sustituye los siete 'aparcamientos en batería' ideados para autobuses de turistas junto al parque del Granadal por una mera parada de bus

j.s. | TOLEDO
redacciontoledo@diariolatribuna.com

La construcción de varias dársenas a los pies del remonte mecánico de Safont para que los autobuses de turistas pueden estacionar de forma ordenada y por tiempo limitado se ha convertido en la principal diferencia que mantiene el Ayuntamiento de Toledo y la Junta de Comunidades sobre el proyecto ‘low cost’ del remonte de Safont. Un proyecto que, tras el paréntesis vacacional, deberá quedar definido en las próximas semanas.
El Ayuntamiento de Toledo, por boca del alcalde, Emiliano García-Page, ya ha aceptado «aunque con resignación» un proyecto que la Junta valora en 2,5 millones de euros -la mitad de por lo que fue adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Dragados y Antolín García Lozoya- y que descarta la urbanización de un paseo peatonal que tendría como origen la boca del nuevo remonte a la altura del parque del Granadal y que se extendería hasta la estación de autobuses. Esta parte del proyecto, valorada en otros 2,5 millones de euros, si la quiere el Ayuntamiento, deberá pagarla con sus propios fondos, algo que, de momento, ha descartado.
Sin embargo, el proyecto ‘low cost’ de la Junta no incluye tampoco las dársenas de estacionamiento de autobuses de turistas que el arquitecto Rafael Moneo incluyó en su día a propuesta de los técnicos municipales. En el diseño que maneja Gicaman y la Consejería de Fomento, estos ‘aparcamientos en batería’ para autobuses, previstos junto a la actual zona infantil del parque del Granadal y cerca de las ruinas del convento de San Pablo, han sido sustituidos por una simple marquesina que acogería una parada de autobús similar a las existentes  para los autobuses urbanos.
Esta idea, muchos más barata, no convence al Ayuntamiento de Toledo, especialmente al concejal de Urbanismo, Javier Nicolás, que ya ha mantenido reuniones con  los técnicos de la Junta para conocer de primera mano el proyecto definitivo.
En principio, el Ayuntamiento ha propuesto que se mantengan el diseño de las dársenas de aparcamiento, aunque se reduzca su número, ya que inicialmente estaban previstas siete. El Ayuntamiento considera que si finalmente se opta por la simple parada de autobús se producirán importantes retenciones de tráfico en una zona especialmente sensible para el acceso y salida del Casco histórico como es el final de la avenida de Castilla-La Mancha y el inicio de Doce Cantos. Y es que el número de autobuses que confluirán en la zona descargando turistas pueden causar serios problemas desde el punto de vista de movilidad.
La decisión definitiva deberá tomarse en las próximas semanas toda vez que la reanudación de las obras del remonte mecánico de Safont fue decidida por Cospedal tras los informes técnicos que aconsejaban abordarlas con urgencia debido a los problemas de  inseguridad y de insalubridad derivados de la gran cantidad de tierra que se removió en el rodadero que va a parar a Doce Cantos.
El proyecto redefinido por Gicaman incluye la construcción del tramo de escaleras mecánicas y el ascensor que conectarán Safont y la zona baja del barrio de Antequeruela con la calle Gerardo Lobo y con el tramo de escaleras ya operativo del Palacio de Congresos. La obra incluirá también los accesos al remonte, aunque se hará con unos materiales más sobrios y, por supuesto, más baratos.
Lo que también está pendiente de conocer es la decisión final de la UTE a la que se le adjudicó el proyecto original por 5,2 millones de euros, ya que ahora esta cifra se verá reducida a la mitad.