Caen un 36% las denuncias por violencia de género en Toledo

M.G
-

La estadística refleja un aumento del 334% en la dispensa de la víctima a declarar, pero será el último porque el Suprermo ha anulado este derecho

Caen un 36% las denuncias por violencia de género en Toledo - Foto: ï»David Pérez

La estadística del primer trimestre del año que ha publicado recientemente el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género puede cobrar carácter histórico porque todo indica que será la última vez que aparezcan reflejados los datos sobre la cantidad de renuncias de las víctimas durante el proceso judicial -un 10,6% en España, un dato similar al primer trimestre de 2019-, debido a la reforma que acaba de emprender el Tribunal Supremo para protegerlas de posibles coacciones de los agresores.
En este caso, la nueva jurisprudencia entiende que no es compatible la acusación y después la retirada durante el proceso, una problemática que preocupaba a los operadores jurídicos desde hace tiempo. Toledo no suele caracterizarse por las dispensas porque suelen ser muy limitadas, pero a partir de ahora la estadística se quedará en blanco como en el resto de provincias.
Estos datos del primer trimestre también podrían considerarse atípicos porque están marcados por la crisis sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus a pesar de que únicamente afectó a la estadística quince días. Aun así,  ha provocado, en parte, un descenso generalizado del 10% de denuncias presentadas y de un 9,8% en el número de víctimas.
Los juzgados de Toledo tienen constancia de 343 víctimas de violencia de género entre enero y marzo de este año, un 38,4% menos que el primer trimestre de 2019.  El mismo camino ha seguido el número de denuncias registradas, puesto que los órganos judiciales de la provincia han recibido 368 denuncias, de las cuales 324 tienen intervención de la víctima, 134 menos respecto al mismo periodo del año anterior, un 36,4% menos. En líneas generales, Toledo también se alía con los datos nacionales que reflejan un descenso significativo  de denuncia e indican además que dos de cada tres son presentadas por ellas.
Pese a todo, todavía se refleja la escasa implicación familiar en esta problemática porque la estadística no suele ofrecer cifras altas de denuncias familiares por casos de violencia de género a pesar de las campañas de sensibilización y de la insistencia del Observatorio y de las administraciones públicas desde hace tiempo.
La estadística subraya en Toledo el apartado destinado a la dispensa de las víctimas a declarar porque en este primer trimestre se han registrado 61, un 334% más que las presentadas entre enero y marzo del año pasado. Si bien, lo cierto es que este dato desaparecerá del boletín trimestral, aunque costará mas tiempo evaluar si el Tribunal Supremo acierta o no con este cambio en la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEC) para evitar la interrupción de los procedimientos porque muchas de las víctimas se niegan a declarar, y si logra su objetivo de protección.

valoración El primer trimestre de este año ha sido atípico por la declaración del estado de alarma a mediados de marzo y las medidas de confinamiento, aunque lo cierto es que ha afectado al segundo trimestre más que a este primero por el encierro en el domicilio de dos meses tras la decisión del Gobierno. Aun así, la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, lo resalta a la hora de evaluar los datos de este primer boletín de 2020.
«El descenso de las denuncias interpuestas por violencia de género demuestra la dramática situación que muchas mujeres han tenido que vivir como consecuencia del encierro causado por la crisis sanitaria del Covid-19». En este sentido, coincide con la voz de alarma de distintas asociaciones que ya apuntaron durante el confinamiento el peligroso encierro y los riesgos de las víctimas al convivir con sus maltratadores sin salir a la calle.
Por tanto, Carmona incide en que en el domicilio suele ser el lugar «donde se consuman tres de cada cuatro asesinatos» como ha dejado claro el Tribunal Supremo  en sentencias recientes.
 «El confinamiento impuesto ha podido ser la causa que ha hecho aún más difícil para las víctimas poner los hechos en conocimiento de las autoridades». Es posible que esta reflexión cobre aún mayor fuerza en los datos del segundo trimestre que publique el Observatorio tras el verano y en ambos coincidirá, sin duda, la misma problemática, «el silencio» de las víctimas de violencia sobre su situación en demasiadas ocasiones.