Castilla-La Mancha y Aragón asumen liderazgo del hidrógeno

L.G.E.
-
A la izquierda, los representantes de Aragón y a la derecha, los de Castilla-La Mancha. - Foto: Víctor Ballesteros

Las dos entidades nacionales de referencia, el Centro del Hidrógeno de Puertollano y la Fundación de Aragón se alían para abanderar a España en la apuesta por esta tecnología

El convenio que se firmó hoy en Toledo se podría resumir en la fórmula química del agua: H2O. Y es que se han juntado las dos entidades de referencia de investigación y desarrollo del hidrógeno en España para así ganar más oxígeno. Se trata de un convenio que viene a formalizar una colaboración que de manera informal ya se estaba realizando entre el Centro del Hidrógeno en Puertollano y la Fundación del Hidrógeno de Aragón.
Tanto desde Aragón como desde Castilla-La Mancha, ambos gobiernos regionales tienen clara su apuesta por una tecnología de futuro. El hidrógeno permite dar soluciones a uno de los problemas de las energías renovables: su almacenamiento y transporte. Por ahora su aplicación no deja de ser cara, pero desde ambos organismos avisan de que en cuanto se empiecen a bajar los costes, será toda una revolución para sectores como el de la automoción o la industria.
El director del centro de Puertollano, Emilio Nieto, contó cómo esta colaboración se venía desarrollando ya en la práctica. «Cuando tenemos reuniones en Bruselas, a parte de los países nórdicos o de Alemania, los españoles somos cuatro o cinco y Fernando y yo somos dos de ellos», apuntó en relación a Fernando Palacín, director de la Fundación aragonesa. «Empezamos a formalizar de alguna manera esa posible colaboración», expuso.
Hoy esa colaboración se puso en el papel, lo que les permitirá, por ejemplo que puedan «concurrir de forma conjunta con otros países» a convocatorias de la Unión Europea.  «Somos los abanderados cuando estamos fuera, defendemos los intereses de España, que quiere posicionarse en la sostenibilidad energética en un futuro próximo», recalcó.
Este convenio podría derivar también en un uso compartido de tecnología y aparatos. De esta forma, si un centro hace una inversión en un equipo concreto, el otro se la puede ahorrar e invertir en otro equipo con distintas funciones. Ese uso compartido de infraestructuras está todavía pendiente de concretar.
En sí las dos entidades tienen algunas diferencias. El centro castellano-manchego es un consorcio en el que ponen fondos la Junta y el Ministerio de Ciencia, trabajan 34 personas y hacen investigación en toda la cadena de desarrollo del hidrógeno, desde su producción hasta su aplicación en la automoción o la empresa. El director general de Universidad, Investigación e Innovación de Castilla-La Mancha, Ricardo Cuevas, contó que además de poner fondos, la Junta anima a este centro a pedir las ayudas de líneas para proyectos I+D+i,  de personal o para infraestructuras. De estos últimos hay precondedidos 1,4 millones para una hidrogenera de más potencia.
La Fundación de Aragón es privada y tiene una mayoría de empresas en su patronato, aunque la Presidencia recae en el Gobierno de Aragón. Palacín explicó que están muy enfocados en la aplicación en la industria. Además hacen labores de consultoría, formación y de concienciación.

 

«Jugamos en una liga con países que nos sacan más margen»

Prácticamente todos los firmantes del convenio dejaron claro que España no puede perder el tren de la tecnología del hidrógeno, muy vinculada al uso de las renovables, aunque hay otros países europeos que llevan la delantera. «El 70- 80% de los fondos europeos al desarrollo de proyectos utilizando hidrógeno en la industria van a los Países Bajos, Alemania o Austria, donde está la industria pesada», comentó el director general de Industria de Aragón, Jesús Sánchez, «cuando curiosamente donde podemos fabricar esas renovables somos los países del sur, con más sol y viento».
Sánchez también contó el proyecto que hay en estos momentos en las islas Orcadas (Escocia), donde se produce hidrógeno de fuentes renovables como las mareas o el viento, luego se transporta al centro de la isla y se transforma en energía para los barcos del puerto. «Somos conscientes de que hay desarrollos que se están haciendo en otros muchos lugares de Europa y no tenemos que quedarnos quietos», insistió.
El director del Centro del Hidrógeno de Puertollano, Emilio Nieto, señaló que ellos siguen luchando y perseverando, aunque jueguen «en ligas con países que nos sacan más margen y apoyo que el nuestro». En términos parecidos se expresó el director de la Fundación del Hidrógeno de Aragón. «Todavía estamos a tiempo de que podamos jugar un papel importante a nivel de país», subrayó, «pues se está en esa fase precomercial a nivel mundial».