A la luz del Casco

J. Mario Loeches
-

Sergio Salinero y Vanessa Veiga vencieron la VII Carrera Nocturna de Toledo, una prueba que recorrió el centro de la ciudad con una participación cercana a los 1.800 corredores

A la luz del Casco - Foto: Yolanda Redondo

A la luz del Casco Histórico. A la luz de todos los monumentos que dan forma y hacen de Toledo una ciudad mágica y espectacular. Es un buen resumen para la séptima edición de la Carrera Nocturna de Toledo, una prueba que por sus características es un reclamo para los atletas, que ayer confirmaron su crecimiento meteórico con cerca de 1.800 participantes. Sólo dos, Sergio Salinero y Vanessa Veiga, puedieron probar las mieles del triunfo, aunque para la mayoría el éxito era pisar el asfalto y los adoquines y entrar en la línea de meta de Zocodover. El corredor del Clínicas Menorca tardó 24 minutos y 6 segundos en cubrir los ocho kilómetros de la prueba por delante del corredor de la AD Marathón Francisco Javier de León (24:15) y el pueblano de la AD Runners San Miguel David Magán (24:18).
Tras el pistoletazo de salida, el grueso de los corredores se lanzaron a la carrera desde la Vega para dar la primera vuelta por la avenida de la Reconquista y la calle Duque de Lerma antes de atravesar la Puerta de Bisagra y encarar la dura subida hasta el Casco. En una plaza de Zocodover abarrotada de público, cuatro corredores tomaron la delantera, entre ellos los que después coparon el podio. Sin embargo, los metros fueron seleccionando a los elegidos mientras el Alcázar, la Catedral, los Cobertizos o San Juan de los Reyes miraron atentos su disputa. Al final, el que más pudo fue Sergio Salinero, con un tiempo magnífico y un esfuerzo grande que no le impidió levantar los brazos en señal de victoria. Detrás de él, Francisco Javier de León miró al cielo como si hubiera ganado. El segundo puesto llevaba un destinatario, un familiar que había fallecido durante la carrera. El sudor y las lágrimas se mezclaron cuando le dieron la noticia. David Magán entró tercero al no resistir el ritmo de sus compañeros. La cuarta plaza se la quedó el villacañero del Club Atletismo Toledo Rodrigo Navarro, la quinta fue para Rubén Martín (Extermin Triatlón Sonseca) y en sexto lugar entró David Fernández-Salinero.

- Foto: Yolanda Redondo Vanessa Veiga, intratable. En la prueba femenina, la atención se la llevó Vanessa Veiga. La toledana fue la dominadora de principio a fin. Ya desde los primeros metros tomó la delantera a una Sonia Labrado que está empezando a dar sus primeras zancadas después de una lesión. 26 minutos y 44 segundos fue el tiempo final para la atleta del Adidas, muy orgullosa del triunfo logrado. «Decidí correr a última hora porque necesitaba algo de magia para seguir trabajando y qué mejor manera que hacerlo en casa, con gente querida y por las calles que día a día me ven trabajar y sufrir», comentó.
A Veiga le pareció una prueba «única» por lo que supone y dijo haber pasado «por sitios que no conocía, y eso que levo quince años viviendo en Toledo». Recibió el cariño y el apoyo de los espectadores y de muchos corredores que se acercaron a saludarla. Su objetivo no era acabar primera porque sabía que «Labrado está saliendo de una lesión y lo que buscaba ella eran buenas sensaciones». Si no, dice Vanessa que «me lo hubiera puesto difícil porque es una rival muy fuerte».
La victoria adquirió más sentido al lucir en su pecho el dorsal 1614, fecha del nacimiento de El Greco. «Fue idea de la organización y lo he lucido con mucha ilusión; he salido a correr rápido y a transmitir lo que hago siempre, la pasión por este deporte», explicó la corredora, que hoy correrá la XVI Carrera Popular Urbana de Portillo de Toledo a las 10:00 horas de la mañana. De todos modos, su mente está en la Behobia-San Sebastián, donde quire correr «al más alto nivel y pelear en unas tierras bonitas y en una edición importante como la del 50º aniversario.
- Foto: Yolanda Redondo Acompañaron en el podio de chicas a Vanessa Viega la propia Sonia Labrado (Bikila Toledo), segunda, y la atleta de la AD Marathón (Elena Ugena). Tras ellas fueron llegando un rosario de corredores que piensa repetir el próximo año en la Carrera Nocturna, cuya recaudación, por cierto, va destinada de nuevo a la Fundación Niemann Pick.


- Foto: Yolanda Redondo