El PP critica dejadez en la limpieza de la zona de contacto

C.M
-
La «dejadez en la limpieza de la zona de contacto»

El edil 'popular' Iñaki Jiménez pidió el sellado de «varios agujeros existentes en un viejo depósito» cercano al parque comercial Fusión

«Aprovechando el aumento de las temperaturas que se nos avecina», quiso Ignacio Jiménez invitar «a la alcaldesa y a su corte pretoriana» a «dar un paseo por el entorno del centro comercial Fusión» y por la zona de contacto entre el Polígono y Santa Bárbara. Así comenzó el ‘popular’ una comparencia convocada para denunciar la existencia de «todo tipo de vertidos y materiales, como escombros, televisores, ropa, o carros de supermercados» en una zona en la que se realizan actividades deportivas prácticamente todos los fines de semana.
En cuanto a los peligros existentes en esta zona, tuvo a bien solicitar que «con urgencia se proceda al sellado de un viejo depósito que tiene 4 o 5 metros de profundidad con varios agujeros en la superficie»  por el que «puede caer algún niño, o persona mayor, ocasionando un grave accidente que lamentar».
Ante el panorama descrito -confirmado en fotografías-, instó a enviar una «cuadrilla de limpieza» ya que, al parecer, «el equipo de Gobierno no controla ni vigila este tipo de vertidos». Conducta, apreció, que él desea subsanar «facilitando el trabajo a Tolón en tono a la gestión adecuada de la limpieza». De ahí que aprovechara para preguntarse por el lugar en el que «están los contenedores inteligentes» anunciados cuando «la alcaldesa se compró el premio de la Escoba de Platino que nos costó 18.000 euros».
En este mismo orden, y criticando «el pésimo servicio de limpieza» ofertado «con un contrato prorrogado que nos ha costado más medio millón de euros», el concejal del PP recordó que «los toledanos estamos pagando dos veces por la tasa de basura» a pesar de recibir un servicio inmerecido.
No olvidó referirse a las dudas generadas sobre «si el Ayuntamiento realiza las inspecciones a las empresas -adjudicatarias de algún servicio- por sorpresa o avisando» ya que, advirtió, «ante las quejas de los trabajadores sobre el exceso de horas y la falta de personal» de este sector «pudieran aparecer, durante las inspecciones, más personas de las que están habitualmente».
Finalizó, Jiménez, evidenciando que «que las prisas de Tolón por hacerse la foto hacen que caiga en el más absoluto ridículo».