scorecardresearch

Tributo a la cocina manchega

A.Criado
-

Retama y su chef Miguel Ángel Expósito rinden un vanguardista homenaje a la cocina manchega y a los productos de la tierra

Miguel Ángel Expósito, chef del restaurante Retama, que consiguió una estrella Michelín en 2020. - Foto: LT

Miguel Ángel Expósito ofrece una cocina innovadora que parte de la tradición y de su vinculación con el territorio. Unas creaciones culinarias que desarrolla en el restaurante Retama, galardonado con una estrella Michelín en 2020. El joven chef sevillano, nacido en Dos Hermanas hace 32 años, rinde un vanguardista homenaje a la cocina manchega y a los productos de la tierra, donde cada bocado y cada sorbo cuentan una historia.

Creció entre fogones de restaurantes familiares y se formó en las cocinas de Mugaritz, Martín Berasategui y Can Jubany antes de recalar con Javier Aranda en La Cabra, Gaytán y finalmente en La Caminera Club de Campo, en Torrenueva (Ciudad Real), como jefe de cocina desde 2019. Sevillano de nacimiento y manchego de adopción, Expósito es miembro activo de Eurotoques y su desvelo por la gastronomía local le ha llevado a representar nuestra cocina en eventos de Sabores del Quijote y Raíz Culinaria, un paraguas de marca que aúna todos los ámbitos de la gastronomía castellano-manchega, para impulsar su fuerza como imán de atracción turística.

Productos de temporada, recetario manchego y carne de caza son los tres pilares en los que se sustenta la cocina del chef sevillano, una propuesta con identidad propia donde las recetas y productos locales conviven con técnicas y sabores de otras culturas creando pequeñas historias gastronómicas que emocionan a cada bocado. Un lugar donde disfrutar de los sabores auténticos de todo aquello que nace de la tierra, a través de una decoración que conjuga maderas nobles de robles y olivos centenarios, flores y plantas autóctonas con las últimas tendencias en interiorismo.

La estrella Michelín, la única que brilla en la actualidad en la provincia de Ciudad Real, ha supuesto un espaldarazo para Retama. «La clave está en una buena simbiosis entre la cocina y la sala: conocernos bien y hacer algo que nos guste y con lo que estemos a gusto», afirma el chef para subrayar que antes de obtener esta distinción, «la mayoría de los clientes eran huéspedes del hotel, mientras que ahora se realizan reservas para ir expresamente a comer al restaurante».

Un turismo gastronómico que está en auge, al igual que la glamurización mediática del duro oficio de la cocina. «La repercusión es buena y tal vez ha tardado demasiado tiempo en llegar, pero el ego es peligroso. Hay que recordar que somos cocineros y no estrellas de televisión», subraya el chef sevillano, que trabaja «con las mismas ganas e ilusión todos los días» y ve «factible» la consecución de una segunda estrella.

Sus clientes pueden degustar las experiencias gastronómicas 'Tradición' y 'Retama'. Mientras tanto, con vistas a estas fiestas navideñas, recomienda como plato principal el cordero manchego. Ellos lo elaboran a baja temperatura y con su jugo hacen una salsa. Lo acompañan con ajo negro de Las Pedroñeras, crema de queso manchego y un crujiente de patatas y azafrán de La Mancha.

 

Patrocinado por