Jorge saborea las mieles del triunfo

J.M.
-

El productor Jorge Carabaña, vecino de Pulgar, se ha impuesto en un concurso de apicultores de España y Portugal tras cinco años de trayectoria como profesional

Jorge saborea las mieles del triunfo - Foto: La Tribuna

Jorge ha cumplido 35 años y ha dedicado los últimos cinco a progresar como apicultor. Antes se ganaba la vida como comercial, pero se apasionó con la producción de miel y se formó durante dos años entre Talavera, Toledo y Marchamalo. Ahora, gobierna unas 400 colmenas repartidas entre San Martín de Montalbán, Las Ventas con Peña Aguilera, Mazarambroz, la Sierra de San Vicente y los Montes de Toledo. Este joven ganadero saborea ahora el reconocimiento de un concurso internacional que lo aupó entre los mejores de los candidatos el pasado día 20.
‘Miel de Melque’, producida en los Montes de Toledo y sierras de la comarca de Talavera, ha ganado el ‘I Concurso Hispanoluso de Mieles Ecológicas’, convocado por la consultora leonesa Urzapa y la Universidad de León. En la categoría de mieles claras, la marca con la variedad castaño, se impuso entre los veinte productores inscritos, obteniendo la máxima puntación y consiguiendo el Panal de Oro. De igual manera, sus mieles de tomillo,  milflores, romero y montaña lograron el Panal de Plata.
Esta empresa familiar obtiene productos de sus propias colmenas mediante una elaboración artesanal y ecológica en la que se cuida todo el proceso, desde la cosecha hasta el envasado. Todos los asentamientos se encuentran en espacios naturales protegidos con las condiciones idóneas para obtener un producto plenamente natural y ecológico.
«Hemos crecido poco a poco», defiende y presume de que las colmenas se encuentran en zonas protegidas de la biodiversidad, como parte de la Red Natura 2000. Son mieles ecológicas que, como en el caso de la ganadora en la variedad de castaño, se crían a más de 1.000 metros de altitud en un paraje de la provincia, en este caso, entre los términos municipales de Hinojosa de San Vicente y El Real de San Vicente.
Jorge, quien produce ayudado por su pareja, Nerea Gutiérrez, y su suegro, Enrique Gutiérrez, apuesta ahora por canalizar las ventas mediante el comercio local, pequeñas tiendas que dan salida Miel de Melque, y por dar una salida también en las farmacias, herbolarios y negocios especializados en productos ecológicos.
‘Miel de Melque’ facilita a cualquier consumidor que pueda ver cómo se elaboran las mieles, el polen y la forma de vida de las abejas. «Queremos ser transparentes, ya que el conocimiento del producto es la clave para darle sentido y valorarlo. Nos esforzamos en enseñar y fomentar la apicultura, explicar los diferentes beneficios que se atribuyen a las abejas por salvar nuestro planeta y realizar la acción de polinización», subraya este productor.

amenazas apicultura. El sector de la apicultura ha crecido sobremanera en la provincia en los dos últimos años, con la incorporación de unos 40 titulares, que han aumentado en un 20 por ciento los existentes en la Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera Apícola de Toledo en unas comarcas tradicionalmente colmeneras. De esta manera, en el año 2018, se alcanzaron los 230 apicultores. Eso, a pesar de que la apicultura está amenazada por el cambio climático, las enfermedades y los transgénicos. En el caso de España, Jorge, nacido en la localidad conquense de Tarancón aunque afincado ahora en Pulgar, llama la atención sobre la importación de miles procedentes de China.
«Es un boom», subrayan los especialistas de la Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera Apícola de Toledo, que aglutina al 95 por ciento de los productores de la provincia, sobre los entusiastas que han aterrizado en zonas como la Sierra de San Vicente o La Jara. Sin embargo, el negocio está en horas bajas porque los productores apenas sacan 1,5 euros por kilo, cuando la rentabilidad se alcanza con los tres euros. Muchos optan por el envasado propio para encarar los caprichos del mercado, y los que venden al por mayor hacen negocio con la exportación.
Los interesados pueden formarse, por ejemplo, en el Centro de Formación Apícola de Talavera, donde se ofertan plazas gratuitas para poder cursar el nivel 2 de experto en colmenas, con el certificado de profesionalidad. Las comarcas de la Sierra de San Vicente, la Jara y el valle del Tajo sobresalen como viveros de una miel excepcional que se comercializa posteriormente como producto líquido, o como polen, jalea real, licor de miel, vinagre de miel o propóleo.