El Ayuntamiento desestima varios recursos de Autocares Vilar

J. Monroy
-
El Ayuntamiento desestima varios recursos de Autocares Vilar

La empresa, que puede acumular ochenta sanciones por recoger turistas sin permiso, argumentaba que la sanción debía dirigirse contra Viajes Reina y que el Consistorio carece de competencia

La Junta de Gobierno local del 21 de diciembre ha desestimado varios recursos de reposición interpuestos por Autocares Vilar, contra diversos expedientes sancionadores impuestos por la Concejalía de Movilidad por recoger turistas sin el correspondiente permiso. 
En su recurso, la empresa solicitaba el sobreseimiento y archivo de los expedientes, así como la suspensión de la ejecutividad de las resoluciones sancionadoras con que se ponía fin a los mismos. Lo hacía en base a argumentos como que Autocares Vilar desarrollaba un transporte discrecional y que la potestad sancionadora se hubo de dirigir contra Viajes Reina; que existe error en la tipificación de la conducta infractora; que la actuación sancionadora obedecería a la defensa de determinados intereses económicos; que el Ayuntamiento de Toledo carece de competencia de ordenación del transporte público; que el transporte se realizaba al amparo de la comunicación realizada por Viajes Reina al amparo de lo previsto en el artículo 110 y ss de la Ley 16/1987, de 30 de julio, y artículo 128 y ss. del RD 1211/1990, de 28 de septiembre; que el transporte realizado es de ámbito supramunicipal; ausencia de motivación del rechazo a la acumulación de expedientes; que se incumple el artículo 63.3 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común; y que el Ayuntamiento de Toledo carece de competencia para imponer el precintado del vehículo.
La respuesta municipal tira de legislación para contestar, por ejemplo, que «se considera titular del transporte o actividad clandestina de que se trate a la persona física o jurídica que materialmente la lleve a cabo en nombre propio, la organice o asuma la correspondiente responsabilidad empresarial, así como a todas aquellas personas que, no siendo personal asalariado o dependiente, colabore en la realización de dicho transporte o actividad». También advierte que «el artículo 7 de la Ley 14/2005 establece las competencias de los municipios, facultándoles para el ejercicio de las funciones de ordenación, gestión, tramitación y otorgamiento de autorizaciones relativas a los servicios de transportes públicos de personas de ámbito municipal, tanto regulares como discrecionales o a la demanda y de uso general o especial, así como el ejercicio de las funciones de control, inspección, vigilancia y sanción relacionadas con los mismos, así como la emisión de informe preceptivo en relación con las paradas urbanas de los servicios de transporte interurbano de personas, por entre otras».
Antecedentes. Como ya adelantó La Tribuna, el Ayuntamiento de Toledo confía en poder acabar, con las herramientas legales que tiene a su disposición, con las empresas de transporte ilegales que, una y otra vez, son sancionadas por recoger a turistas sin el correspondiente permiso. Una empresa que acumula como mínimo, apuntó el concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, la friolera de ochenta sanciones de esta pena mínima por su delito.
Hay que recordar que el Ayuntamiento tiene una concesión para este servicio, y no está dispuesto a que terceros ejerzan la actividad sin licencia. Pero le consta que, como  ha comprobado la Policía Local, estos dos autobuses realizan a diario un transporte regular de viajeros en el casco urbano de Toledo para el que no están autorizados. De esta forma, salen por la mañana de la estación de Ferrocarril; continúan por la carretera del Valle, donde realizan una parada en el ‘mirador del Valle’; prosiguen por el puente de la Cava y se dirigen a las dársenas de Safont, donde dejan a los turistas junto al remonte mecánico. Por la tarde, salen de las dársenas de Safont, junto al remonte mecánico, donde recogen a los turistas que los traslada a la estación de Renfe. Las esperas entre viajes las suelen hacer en las proximidades del Estadio de Fútbol o junto a la gasolinera próxima a la glorieta del Hortelano, en el paseo de la Rosa. Con esta actividad, denuncia el Ayuntamiento, las mencionadas empresas interfieren en las rutas establecidas por el propio Consistorio para el transporte turístico en la ciudad y que se prestan bajo la figura de un contrato administrativo especial por las empresas UTE Toledo City Sigthseeng y Trainvision Spain SL.
De ahí que la Junta de Gobierno esté decretando sanciones administrativas por cada denuncia de 2.001 euros, y  el precintado de los vehículos con los que se realiza el transporte durante el plazo de un año o, en su caso, durante el tiempo que precise la mercantil para la obtención del correspondiente título habilitante.