Borox expone los trabajos del concurso Richard Driehaus

J.M.
-
Borox expone los trabajos que se presentaron al concurso Ric

El proyecto ganador fue el del estudio neoyorquino integrado por Matthew Blumenthal y Patrick Alles con la propuesta 'Uniting the city'

El Ayuntamiento de Borox, una localidad de unos 3.600 empadronados perteneciente a la comarca de la Sagra, expone desde hace unos días las propuestas que participaron en el II concurso de arquitectura Richard Driehaus, para la recomposición de la avenida Piedad Colón, que incluye la construcción del centro de día y un nuevo edificio para la Biblioteca.
El proyecto ganador fue el del estudio neoyorquino formado por Matthew Blumenthal y Patrick Alles con la propuesta titulada ‘Uniting the city’, la que mejor resuelve el problema a escala urbana. Para la redacción del proyecto, junto al estudio neoyorquino, están colaborando los profesionales Elena Jiménez  y Abelardo Linares del Castillo, quienes obtuvieron la primera mención de honor de Borox bajo el título ‘Bosque de Ribera’, según informa el Ayuntamiento.
Se trata de un proyecto que enriquecerá el patrimonio del municipio y mejorará urbanísticamente esta arteria central de Borox. Esta obra irá en combinación con la mejora y rehabilitación que se está llevando a cabo en la plaza de la Constitución.
Una vez esté redactado el proyecto definitivo, el Ayuntamiento de Borox organizará un acto público de presentación a todos los vecinos. El Ayuntamiento de Borox agradece a la organización del concurso la cesión de todo el material, que quedará como exposición permanente en las dependencias municipales para su visita en horario de atención al público.
El Concurso de Arquitectura Richard H. Driehaus es de ámbito internacional y está dirigido a promover la práctica de una arquitectura y un urbanismo que preserven y den continuidad a las tradiciones locales, así como que contribuyan a generar una estructura urbana más bella, coherente, sostenible y socialmente integradora. Se fomenta el uso en los diseños de los materiales y técnicas propios del lugar, así como de soluciones tradicionales que pudieran proporcionar mayor empleo y de mejor calidad a los trabajadores de la construcción de la zona. Las propuestas seleccionadas pueden servir de modelo para diseños arquitectónicos y urbanos más sensibles a este problema y más comprometidos con la conservación del patrimonio cultural español.
El concurso se desarrolla en dos fases sucesivas. En la primera, se convoca a los municipios españoles a presentar temas y emplazamientos para el concurso. En la segunda, con carácter internacional, se anima a arquitectos de cualquier nacionalidad a presentar propuestas de diseño arquitectónico y urbano para cualquiera de los tres emplazamientos seleccionados.