El CD Madridejos no sobrevive al Paquito Giménez

Área 11
-

El cuadro de Paco Senda no ofreció mala cara ante el Socuéllamos, pero encajó un 3-0 al descanso (4-1)

El CD Madridejos no sobrevive al Paquito Giménez

No hubo sorpresas, ni tan si quiera sobresaltos. El Madridejos no tuvo nada que hacer en el Paquito Giménez ante un Socuéllamos muy centrado que solventó rápidamente su compromiso por la vía rápida, sin dar opciones a su rival para disfrutar de unos merecidos días de descanso navideño antes de afrontar el nuevo año.
El peligro que podía encubrir este partido por la resaca copera y la carga de minutos en los jugadores azulones fue liquidado con claridad y resuelto en los primeros compases, terminando en goleada y manteniendo el pulso en la tabla al Guadalajara, que vencía in extremis, por lo que no podían asaltar el liderato, pero sí meter tres puntos al Toledo y quedarse segundos en solitario.
Con paso firme, Manolo Martínez va cada vez dando más seguridad a su equipo, que ahora además está encontrando la contundencia en los resultados que muchas veces se le ha resistido y comienza a navegar a velocidad de crucero. Y eso que el partido bien pudo cambiar de guión, pues la primera ocasión la generó el Madridejos con un peligroso disparo de Fargallo, pero esto fue lo más destacado en ataque de los de Paco Senda.
Los azulones no volvieron a dar más tregua y en el minuto 12 de partido se adelantaban en el marcador gracias a una pícara acción en el saque rápido de una falta, tras varias combinaciones en la frontal, Kike Domínguez es el que encuentra el hueco para batir a Chema.
El partido no era fácil ni cómodo de jugar, pues hacía un fuerte viento, casi siempre presente en el Paquito Giménez.
El 2-0 subía al marcador apenas diez minutos después, el encargado de marcar era Chupi, aprovechando un centro y desviando la pelota a portería para dejar muy tocado al cuadro toledano.
Víctor Armero disponía acto de seguido un mano a mano para ampliar la renta, pero el encargado de acertar sería Morros, en una jugada muy similar a la del 2-0. Centro lateral desde la derecha y toque justo para volver a dirigir el balón a las mallas.
El partido estaba resuelto, por eso tras el descanso la tranquilidad era absoluta, aunque el Madridejos tuvo el acierto de acortar distancias gracias a Karim. Lo cierto es que ni hubo muchas más señales de los visitantes para seguir inquietando la meta de Nieves ni tampoco el Socuéllamos dejó que la cosa se pudiera complicar, por lo que Jacinto mediada la segunda parte se encargaba de cerrar la goleada al rematar una falta.