La rebelión de los 'granjeros'

Agencias-SPC
-

Cuatro representantes de las denostadas ligas gala y alemana optan a suceder el próximo domingo al Liverpool como 'rey de Europa'

La rebelión de los 'granjeros' - Foto: Manu Fernandez / POOL

Increíble pero cierto. En toda la Historia de la Champions (y posiblemente de la Copa de Europa) no hay en semifinales representantes de las tres ligas más poderosas: la inglesa, la española y la italiana. Ysí que estarán dos alemanes (Leipizig y Bayern) y dos franceses (PSG y Olympique de Lyon), que, curiosamente, descansaron mucho más tiempo que sus rivales, debido a que los galos no volvieron a la competición nacional una vez declarada la pandemia, y los germanos acabaron la Bundesliga el 27 de junio.   
La Premier, LaLiga o la Serie A, que presumen de ser las mejores competiciones nacionales del mundo, quedan al margen de la fiesta europea. La Bundesliga o la Ligue 1 (tachada por algunos como ‘La Liga de los granjeros’, como tuiteó irónico Mbappé tras la ‘machada’ de sus compatriotas), a menudo desprestigiadas, tendrán al nuevo campeón, sucesor del Liverpool. Bayern, Lyon, Leipzig y PSG han evidenciado un fútbol de otra velocidad a pesar del largo parón. El trabajo y el desarrollo físico mostrados han dejado en evidencia a las aspiraciones de ‘gigantes’ como el Madrid, el Barcelona, el Atlético Madrid, la Juventus y el Manchester City, con menos tiempo de inactividad y con el cartel de favoritos antes de la nueva puesta en escena.
El Lyon, séptimo en su país, fuera de Europa el próximo año (a no ser que gane la ‘Orejona’), sonrojó a los de Guardiola, que días antes maniató a los merengues, después de eliminar a la Juventus de Ronaldo. El Leipzig, tercero de la Bundesliga, pudo con el Atlético y el Tottenham, subcampeón un año atrás.
El momento decisivo de la Liga de Campeones es ya un tramo acotado para el Bayern de Múnich, el único que posee el trofeo de la máxima competición continental de los aspirantes actuales al trono europeo, junto a uno de los ‘gigantes’ fruto de los nuevos tiempos, el París Saint Germain y también para dos revelaciones, el Leipzig y el Lyon, invitados inesperados a las semifinales del torneo.
La final prevista para el próximo domingo en el estadio do Sport Lisboa e Benfica será una puja inédita. Tres de los cuatro semifinalistas nunca han alcanzado el último tramo de la Champions.
flick, revulsivo. El recital ofrecido por los bávaros ante los culés en cuartos alienta la condición de favorito del conjunto de Flick, que apunta a su undécima final y al sexto entorchado. El conjunto más sólido tras la vuelta al fútbol después de confinamiento ha mostrado un talante avasallador y una forma de entender el juego que el resto de equipos parece no haber podido ni asimilar ni frenar. Nada hacía indicar en noviembre pasado esto. Niko Kovac había sido cesado como técnico tras ser goleado por el Eintracht por 5-1 y quedaba lejos del liderato de la liga germana. La solución, de emergencia (e interina), estaba en casa.
El PSG representa el nuevo orden instalado en el fútbol mundial. El asentamiento de los poderes económicos en este deporte. Un equipo creado a golpe de talonario. Con el City a medio camino, es probablemente junto al Chelsea, la entidad que han consolidado y ahora rentabilizado la incansable y cuantiosa inversión. 
El ultradefensivo Lyon de Rudi García se topa de nuevo con el Bayern en ‘semis’. La anterior fue hace una década y los teutones les eliminaron. 
Lo del Leipzig es un caso aparte. Un equipo que en solo 11 años de historia ha logrado asentarse en el fútbol alemán y animar el torneo europeo. Nunca antes había llegado tan lejos en una competición continental. Y de la mano de Julian Nagelsmann y de un fútbol atrevido y con personalidad se ha instalado en la élite, a pesar de su inexperiencia.