El más rápido en el 'infierno'

César Martín
-

Jesús Lungarán gana en una carrera, la Toledo-Polígono, marcada por las altas temperaturas

El más rápido en el ‘infierno’ - Foto: Cristina Gómez

A Jesús Lungarán le da igual 21 que 10 kilómetros, que sea primavera o esté en el mismísimo infierno. Y es que, como ya hizo el pasado 15 de abril en la XXIXedición del Medio Maratón, el atleta moracho sumó una nueva victoria en la capital regional al imponerse en la XXXVedición Carrera Popular Pedestre Toledo-Polígono. Y, una vez más, repitió el mismo ‘modus operandi’ para superar a todos sus rivales, a pesar de las sofocantes temperaturas con las que amaneció ayer Toledo y que convirtieron esta última edición en una de las más indolentes que se recuerdan.
Por su parte, en la categoría femenina no hubo sorpresas y Sonia Ruiz, en su regreso a la carrera toledana, volvió a sumar un título más (ya ha perdido la cuenta) a su extenso palmarés en la Toledo-Polígono.
Así las cosas, a las 10:00 horas se dio la salida a la carrera toledana en el paseo de Merchán, en el que se reunieron cerca de 350 participantes que pusieron la nota atlética a una jornada protagonizada por el excesivo calor.

- Foto: Cristina Gómez
El cambio inicial en el recorrido lanzó la prueba desde los primeros kilómetros. Así, la Bajada de los Desamparados lanzó la carrera y se hizo la primera selección. Sin embargo, hubo que esperar a la llegada de los atletas al Paseo de la Rosa para descubrir, por primera vez, la figura de Jesús Lungarán.
Esta vez, el corredor de Mora cambió de táctica y no dudó en ningún momento en tomar la cabeza del grupo ante el ritmo parsimonioso que marcaba el avance de la prueba.
De esta manera, Jesús Lungarán se cobró unos metros de ventaja  que acabaron resultando decisivos antes de alcanzar la subida de tierra a los pinos ‘Fuente del Moro’. Por detrás, nadie pudo seguir su ritmo durante la ascensión de más de 500 metros. Atletas como Noé Romero, ‘Chupe’ González, Roberto Braojos o Rubén Martín no pudieron impedir que el moracho se fuera alejando en el horinzote.
Así, una vez alcanzada la cima, Jesús Lungarán ya disfrutaba de una diferencia más que suficiente como para considerarse a sí mismo como gran favorito. Sin embargo, por delante aguardaban seis kilómetros de sufrimiento y brasas. Y es que, el sol fue derritiendo el asfalto y llevando a la extenuación a Lungarán, que se dedicó a administrar la ventaja hasta la línea de meta, situada en la pista de atletismo del barrio de Santa María de Benquerencia.
Eso sí, el moracho reconoció, al término de la prueba, que «pensé en retirarme porque las sensaciones que tenía era que las piernas no funcionaban, a pesar de ser consciente de que la ventaja era bastante grande».
Al final, Jesús Lungarán consiguió alcanzar la pista de atletismo del Polígono en primera posición y cruzar la línea de meta con un tiempo de 34:16, mejorando su actuación con respecto al año anterior, en el que se subió al tercer escalón del podio en su primera participación en la Carrera Pedestre Toledo-Polígono.
Por detrás, Noé Romero y Rubén Martín protagonizaron un bonito duelo que se decidió en los metros finales a favor del primero. Así, el atleta del Bikila Toledo hizo valer su mayor punta de velocidad para superar al atleta sonsecano.

Categoría femenina. En chicas, la ganadora terminó siendo una corredora habitual, cuyo palmarés en la Toledo-Polígono continúa incrementándose edición tras edición: Sonia Ruiz. Tras la atleta toledana, entraron Carolina Fernández y Sara Rey, quienes completaron el podio de la categoría femenina.

Gotas por níger. La pista de atletismo del barrio de Santa María de Benquerencia no echó el cierre tras la conclusión de la XXXV Toledo-Polígono, ya que fue el turno de la III edición de la Carrera Solidaria Unicef ‘Gotas para Níger’. Esta última prueba, que tuvo lugar a las 11:30 horas, contó con la participación de más de 200 jóvenes atletas, de edades comprendidas de 0 a 14 años.
Todos ellos, al igual que los más mayores, contribuyeron con su inscripción a que más de 100 niños de Níger en peligro de desnutrición aguda sean tratados durante un mes gracias a los más de 1.000 euros que se reunieron a la conclusión de la jornada atlética.