Administraciones y Universidad gritan "basta ya" de trasvase

M.G
-
Administraciones y Universidad gritan "basta ya" de trasvase - Foto: Yolanda Lancha

La consejera de Fomento, el presidente de la Diputación, la alcaldesa de Toledo y el rector de la Universidad condenan la política trasvasista del Gobierno de Sánchez

Una condena unánime, un grito en una sola voz, sin medias tintas. Una defensa por encima de cualquier interés. Las administraciones públicas de la región y la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) han vuelto a denunciar el nuevo trasvase de 38 hectómetros cúbicos aprobado por el Gobierno de Sánchez durante la inauguración del III Foro Ibérico del Tajo, que se celebra por primera vez en España, concretamente en Toledo, para intercambiar experiencias con Portugal, tratar sobre el diagnóstico, su estado agónico, y proponer soluciones factibles que ayuden a  conseguir un caudal ecológico y la regeneración de un río muy regulado y castigado desde hace muchos años.
El primer alegato ha llegado de la mano de la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, muy enfadada con la nueva autorización, ha asegurado que el inicio del foro coincidía «con un día importante e impactante» y lo dejó claro: «Muestro mi desacuerdo absoluto sobre la política trasvasista del Gobierno que perjudica a Toledo y a los municipios de la Cuenca del Tajo».
Tolón ha reiterado una vez más su compromiso con Toledo y con los ciudadanos respecto al Tajo, un río «que hoy es una cloaca», pero confía que con el esfuerzo de las administraciones públicas, de distintas instituciones y del impulso de plataformas ciudadanas «vuelva a tener la dignidad que se merece». En cualquier caso, la alcaldesa ha aprovechado la presentación de este novedoso foro para anunciar que el manifiesto, las conclusiones y las reivindicaciones que salgan de esta convocatoria, con una importante presencia de expertos y políticos portugueses, las trasladará al Gobierno de España para intentar que se ponga fin a esa política trasvasista amparada en una antigua normativa que este año cumplirá el 31 de marzo cuarenta años.
A la presentación ha acudido la consejera de Fomento, Agustina García, que ha recordado que Castilla-La Mancha y Toledo «no tienen nada que celebrar» y ha reconocido «que hoy en día ningún gobierno pondría en marcha» un trasvase Tajo-Segura como el que se sigue manteniendo actualmente, «el enemigo número uno del río» que ha colocado a la población ribereña en una situación insostenible, puesto que «mientras se trasvasa agua al Levante la cabecera del río agoniza y sus pueblos, «cada vez más despoblados, llenan garrafas para abastecerse con camiones cisterna».
La consejera ha mantenido que esta nueva autorización se recurrirá, como se ha hecho «con las treinta anteriores», y ha manifestado la necesidad de continuar luchando para que «se creen los caudales ecológicos» y se modifique la normativa  porque la actual «mantiene al Tajo secuestrado». Por tanto, ha insistido en el debate y en la denuncia de la situación «para acabar con esas reglas de explotación que esquilman el río».
El presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, ha mostrado su malestar por el trasvase de las últimas horas y ha remarcado «la necesidad  de promover la participación social» y la colaboración de las administraciones para cambiar las reglas del juego «y devolverle la vida a un cauce que agoniza».
Al respecto, Gutiérrez considera que hay que centrarse en medidas nuevas y en alternativas que frenen  este atropello medioambiental. También entiende indispensable que se cumplan las directivas europeas y «que todos alcemos la voz y digamos basta ya de trasvases injustos».
El presidente de la Diputación también ha echado la vista atrás para comentar sus recuerdos de niño junto al Alberche, afluente del Tajo, e insistió en que tiene que volver a ser «un río limpio, sano y caudaloso».
Durante la presentación también ha tenido la palabra Carlos Castro, representante del Ministerio de Transición Ecológica de Portugal, quien ha criticado su excesiva regulación en España y recordó la preocupación de su país por «la calidad de las aguas» y sus constantes controles con unos modernos medidores.
Por último, el rector de la Universidad, Miguel Ángel Collado, ha destacado «la riqueza del agua» y la conveniencia de abordar las problemáticas del Tajo, incluida la que se deriva de ese cambio climático que provoca un impacto sobre el río».