Nicolás clama contra un sistema tributario «confiscatorio»

I.G.Villota
-

El presidente de Fedeto ve la Seguridad Social «un lastre» para el empleo y la creación de empresas. Alerta de la desaceleración económica y rechaza el populismo: «Crea incertidumbre». Critica la subida del SMI y el registro horario

Nicolás clama contra un sistema tributario «confiscatorio»

Ángel Nicolás es un referente entre los empresarios. El presidente de la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) abordó ayer los principales asuntos de la actualidad económica y política en el discurso ofrecido con motivo de la Asamblea General de Fedeto de 2019. Clamó contra un sistema tributario español, que calificó de «injusto» y «confiscatorio» con el empresario, criticó la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y también el registro horario obligatorio implantado en las empresas. «Es una medida arcaica y fiscalizadora», sentenció.
Nicolás hizo una fuerte defensa de sus compañeros, lamentando que el empresario siempre esté «en el ojo del huracán», y enfatizó en que no contratan más y mejor porque hay «algo» que lastra su competitividad. «Estamos inmersos en un círculo económico vicioso y diabólico en el que el gasto público genera déficit, el déficit se tapa con deuda pública y la deuda se paga con subidas de impuestos a los empresarios, restando competititvidad a las empresas».
Censuró que la economía no crezca por el «cauce natural» de la inversión privada. «El porcentaje medio que pagan las empresas españolas en impuestos asciende al 50 por ciento, mientras que la media de la Unión Europea es del 41,4 por ciento y en el resto del mundo del 40,8 por ciento».
Nicolás manifestó que la Seguridad Social se ha convertido en un «verdadero impuesto sobre el empleo», toda vez que de cada 100 euros que gana el trabajador, la empresa ingresa «37,8 directamente en la Seguridad Social». «Se ha convertido en un lastre para el empleo y la creación de empresas», dijo, fomentando la economía sumergida.
salarios. El presidente de la Patronal criticó la subida del SMI. «Nos quedamos con que se trata de una medida social y no caemos en la cuenta de que es una falacia y un pretexto del Estado para poder subir automáticamente las bases de cotización de autónomos y pymes en el mismo porcentaje que sube el SMI».
«Subir el SMI distorsiona, entre otras cosas, la negociación colectiva», comentó, incidiendo en que «contrariamente a lo que piensa el populismo, si se redujeran el gasto, la deuda y el déficit público se podrían bajar los impuestos a las empresas y las cotizaciones empresariales y eso fomentaría el ahorro y la inversión».
Nicolás también consideró «excesivo», «complejo» y «disperso» el ordenamiento jurídico español. «Los empresarios demandan normas sencillas y seguridad jurídica, es decir, simplificar el ordenamiento jurídico y que no se cambien las reglas del juego cada dos por tres. Pero se encuentran todo lo contrario», aseguró.
Sobre el registro horario, implantado de manera obligatoria desde mayo, apreció que «está generando problemas de adaptación, dudas, inseguridad jurídica, burocratización y entorpecimiento de las relaciones laborales en las empresas». «Es una obligación formal desproporcionada que reduce la flexibilidad en las empresas y que también impacta en su competitividad», añadió.
Nicolás alertó sobre la desaceleración económica del país. «Detrás está la desaceleración de las economías europeas, pero las medidas económicas, fiscales y laborales que se han adoptado y prevén adoptar no ayudan demasiado».
Criticó el populismo político, al que responsabilizó de la incertidumbre generada. «Los anuncios improvisados y el desprestigio social que el populismo ha conseguido instalar en la conciencia social son cánceres que hacen que España tenga imagen de país caótico».
También abogó por implantar el sistema electoral de segunda vuelta. «Así se acabaría con una suerte de mercadeo que no nos permite tener un gobierno con rapidez», indicó.
determinación de page. Celebró que Castilla-La Mancha esté creciendo «más que la media» y se mostró confiado en la «determinación» del presidente regional, Emiliano García-Page, «de fortalecer el diálogo social» y «mantener el pacto con organizaciones sociales y sindicatos».