El PSOE exige la aplicación inmediata de la sentencia del TS

Á. de la Paz
-
El PSOE exige la aplicación inmediata de la sentencia del TS - Foto: David Pérez

La preocupación por las altas temperaturas anunciadas por el verano y la falta de precipitación en las últimas semanas lastra el ya mermado caudal del río Tajo

La llegada del verano y las malas perspectivas de precipitación para las semanas venideras agudizarán los efectos de una sequía que las tierras del Tajo ya sufren. La preocupación por el agua en la región crece por la falta de lluvia y las malas condiciones del caudal del Tajo, esquilmado por la contaminación de sus afluentes y mermado por los trasvases desde su cabecera hacia el Levante peninsular que se suceden casi cada mes. Desde el grupo parlamentario socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha lamentaron la «pertinaz sequía propia de nuestra tierra» que azota a buena parte de la región y exigieron la aplicación inmediata de la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a respetar los caudales ecológicos del Tajo.
La combinación de trasvases, contaminación, carencia de aportes y temperaturas crecientes perjudica la calidad del agua del que se dispone en la región. «Hay que dar solución a este problema y eso pasa, también, por aplicar la sentencia», indicó Fernando Mora, presidente del grupo socialista en el Parlamento autonómico. El representante del partido que sostendrá al próximo Gobierno regional se refirió a la sucesión de hechos negativos alrededor del Tajo como «una cuestión que huele desde hace tiempo» y reclamó que se tomen medidas urgentes para paliar los efectos de la falta de lluvia sobre el diezmado caudal del río más largo de la península.
«El Tajo no resiste, el Tajo no aguanta más», proclamó Mora. «Y la solución no pasa por seguir trasvasando». El político toledano solicitó al próximo Gobierno de España que haga efectivas las últimas sentencias judiciales que blindan el caudal del río y condenan las derivaciones de agua que se reproducen sin solución de continuidad indistintamente de quien gobierne.
Mora también se refirió al avance de la desertización en España, especialmente evidente en determinadas áreas del territorio castellano-manchego, como otro de los efectos nocivos derivados de la falta de agua y la mala gestión de la misma. El representante del PSOE aludió a un informe publicado recientemente en el que se alerta del aumento de los espacios desertificados en España. Estas zonas se extienden con más rapidez por el sur del país. Además, Mora citó al cambio climático como otro de los factores que perjudican la precipitación y cuyos efectos perniciosos se dejan notar en el caudal de los principales ríos de Castilla-La Mancha. «La sequía es cada vez mayor por el cambio climático», proclamó.