El Puente del Arzobispo se queda sin declaración BIC

LT
-

La Junta desiste de continuar con el procedimiento iniciado en febrero del año pasado por «considerar más adecuada la iniciación de una declaración conjunta con la Junta de Extremadura»

El Puente del Arzobispo se queda sin declaración BIC

Una resolución de la Viceconsejería de Cultura de mediados de febrero del año pasado daba inicio a un expediente para declarar Bien de Interés Cultural El Puente del Arzobispo Pedro Tenorio en el municipio de El Puente del Arzobispo, con la categoría de Monumento.
Casi un año después, otra resolución del mismo órgano del Gobierno regional anuncia que «desiste del procedimiento» al considerar «más adecuada la iniciación de una declaración conjunta con la Junta de Extremadura». Se justifica esta decisión  en el objetivo de «dotar al bien inmueble de una protección integral desde las dos administraciones competentes» por lo que se decide el archivo de aquel procedimiento iniciado en febrero de 2019 tras ver el expediente de declaración y los informes técnicos realizados.
La resolución actual no pone fin a la vía administrativa y, contra la misma, podrá interponerse recurso de alzada ante la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, en el plazo de un mes.
El puente, recoge la resolución inicial, se encuentra entre las provincias de Toledo y Cáceres. El río Tajo marca la frontera entre ambas y, por ende, entre las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Extremadura. De este modo, la mitad del puente se sitúa en el municipio toledano de El Puente del Arzobispo y la otra mitad en el municipio cacereño de Villar del Pedroso.
En esta resolución se reconoce la competencia de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha «para iniciar la declaración de la mitad del puente que se encuentra en su territorio, que comprende los cuatro primeros arcos, incluido el de mayor tamaño, y la primera de las torres».
El puente se concibió como una obra de ocho arcos y dos torres efectuados en sillería de granito bien trabajada, describe el documento. Los sillares se disponen en sogas, unidos con argamasa, calzados con pequeñas piedras y con las juntas revestidas con un mortero ocre sobre el que se marcan las llagas en negro.
El entorno de protección propuesto en aquella resolución señalaba que «comprende los espacios más cercanos a las riberas del Tajo, cuya hipotética transformación podría afectar a la contemplación del puente» y  se extiende por tres términos municipales de la provincia de Toledo: El Puente del Arzobispo,  Alcolea de Tajo y Azután.
 Y especificaba la resolución que el trazado se ceñía al territorio de los pueblos de la provincia de Toledo y, por ende, de Castilla-La Mancha. «Por esta razón, el puente apenas cuenta con entorno de protección en la mitad sur, un terreno situado en el municipio de Villar del Pedroso en la provincia de Cáceres».