Sanz denuncia agresiones en la asamblea de Uniproca

Leticia G. Colao
-

El presidente de la Cooperativa Unión de Productores de Caprino (Uniproca) dice que fue golpeado con un rodillazo en la espalda por parte de un ganadero del sector crítico poco antes de la votación en la que se aprobaron los puntos del orden del día

SanzTimón denuncia agresiones físicas y verbales en asamblea

Con una denuncia en la Comisaría de Policía Nacional y un parte de lesiones acabó la asamblea ordinaria de la cooperativa Uniproca (Unión de Productores de Caprino), con sede en Talavera, según explicó a este diario el presidente de la misma, José Manuel Sanz Timón. Según sus palabras, el grupo crítico que había denunciado su forma de actuar en los últimos meses por «abuso de superioridad y falta de transparencia» se presentó en la reunión «para reventar la asamblea» llegando uno de ellos a agredirle con un rodillazo por la espalda mientras se encontraba en la mesa ya constituida, con el fin de arrebatarle unas delegaciones de voto. Y lo hicieron, además de una «tremenda violencia verbal», delante del notario y de un circuito cerrado de televisión.
A pesar de todo ello, la Asamblea General Ordinaria de la cooperativa aprobó con 110 votos a favor y 83 en contra los puntos del orden del día, entre los que se encontraba ampliar a 14 miembros el Consejo Rector, cambiar los auditores de sus cuentas y aprobar el presupuesto de 2018 que asciende a 22 millones de euros. Se presentaron un total de 236 personas, entre ganaderos y representados, aunque 40 votos fueron anulados por defectos de forma.
Sin embargo, a pesar de la importancia de los acuerdos a tratar, la polémica entre los dos grupos en los que se ha dividido la cooperativa se llevó finalmente todo el protagonismo. La división y la petición de renovar la presidencia y el Consejo Rector por parte de un sector de profesionales críticos con su gestión responde, según Sanz Timón, «a que quieren un presidente dócil que atienda la demanda de la industria quesera, que creemos que está detrás de todo esto», dijo a La Tribuna.
Asegura que todas las acusaciones «son mentira» pues en la última asamblea del 2 de abril enseñaron todas las cuentas y documentos solicitados, aunque impidió a los interventores llevarse las cuentas para su estudio porque así lo recoge la Ley de Cooperativas, mientras que sí pueden analizarlas  en la sede de Uniproca, «sin sacarlas, pero no han ido a verlas», insiste. A pesar de ello, «no han recapacitado», por lo que insiste en la posible existencia de «intereses superiores».
«Fue todo un auténtico despropósito, muy desagradable», recuerda el presidente, quien asegura que el «autoritarismo del que me acusan es únicamente democracia, los votos hablaron».
Sanz Timón indicó que algunos de los ganaderos que ahora están en su contra y antes formaban parte del Consejo Rector, firmaron algunos de los puntos que ahora critican a la vez que añade que personas «violentas, intolerantes y acosadoras» no se pueden poner al frente de una cooperativa.
«lamentable y mezquina». Por su parte, desde el otro lado, el sector crítico de cooperativistas de Uniproca no duda en tachar de «lamentable y mezquina» la actuación de José Manuel Sanz Timón, al que acusan de «haber provocado a los ganaderos e intentar el enfrentamiento entre ellos». Según indican en una nota, «es la primera vez que un presidente de una cooperativa de ganaderos llama a la Policía Nacional para intentar tratar a sus cooperativistas como delincuentes», garantizando que la agresión que hizo pública el presidente no fue tal.