La Cámara pide a Page presionar contra la reforma laboral

ADM / TOLEDO
-

Su presidenta, Ángeles Martínez, cree a título particular que de aprobarse lo pactado entre PSOE, EH Bildu y Podemos «los empresarios deberíamos echarnos a la calle y alzar la voz clara»

La Cámara pide a Page presionar contra la reforma laboral - Foto: Yolanda Lancha

La presidenta de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Toledo, Ángeles Martínez, considera el pacto entre PSOE, EH Bildu y Unidas Podemos para derogar la reforma laboral de 2012 «un desprecio a la sociedad, a los empresarios y al diálogo social». Un «engaño» contra el que Martínez cree que «los barones del PSOE deberían ejercer las presiones que correspondan y manifestarse en contra».
«No son formas, y guardarlas es muy importante en política», añadió la presidenta de la Cámara, quien opina que «no se pueden emplear los estados de alarma para esto, por mucho que el Gobierno y sus socios apuntasen en esta dirección sus programas políticos». La visión de España a nivel global, «en Europa, en el exterior, va a ser un auténtico desastre si esto se lleva a cabo».
Gracias a la reforma laboral de 2012, continuó Ángeles Martínez, Pedro Sánchez ha podido valerse de los ERTE como recurso para sostener a los trabajadores. «Ya no es que derogar la reforma fuera negativo en cualquier escenario, es que en la situación actual acabará llevándonos a un desempleo y un desplome que no está en los escritos».
De no reconducirse las negociaciones -en la línea de lo propuesto por la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño-, «será una traición y un engaño a lo que tantos años llevan haciendo la CEOE y los sindicatos, peleando acuerdos, cada uno con sus diferencias», para ahora «hacer esto de tapadillo, a escondidas y sin debatirlo con nadie».
Ya a título particular, no como presidenta de la Cámara de Comercio toledana, Ángeles Martínez manifestó que «se han hecho ya muchas cosas en este estado de alarma que no corresponden, y creo que ya basta». De no haber finalmente medidas y caer la reforma laboral, «los empresarios deberíamos echarnos a la calle, algo que no hemos hecho nunca, y alzar la voz clara».