Día del Donante sin actos, pero con reservas

J. Monroy
-

El Día del Donante se desarrolla en Toledo sin los habituales reconocimientos, pero con la satisfacción de que no ha faltado sangre durante los días de pandemia

Día del Donante sin actos, pero con reservas - Foto: David Pérez

Este domingo, día 14 de junio, se celebra en el mundo el Día del Donante de Sangre, un evento que en Toledo va a sufrir, como tantos otros, una paralización de la mano de la pandemia. La Hermandad de Donantes de Sangre de Toledo no desarrollará, por lo tanto, los actos de que viene acostumbrando en una fecha como esta. Pero sí llega a la fecha con la satisfacción de tener las necesidades de sangre en Toledo cubiertas.
Según explica la presidente de la Hermandad, Begoña García, la jornada de hoy va a quedar reducida a una mera difusión de las necesidades de sangre. Tendrá que esperar a mejores fechas el reconocimiento a los donantes, nada de actos oficiales. García apunta que le gustaría «agradecérselo a los donantes uno a uno, porque una vez más nos están ayudando en estos tiempos difíciles».
Tan difíciles que la Hermandad ha tenido que reorganizarse, pero en ningún momento ha faltado sangre en el hospital. Explica García que continúa el mismo ritmo de trabajo, saliendo a los pueblos. Las colectas se han tenido que hacer con citaciones individuales (no la antigua convocatoria por correo), dando hora exacta para evitar las aglomeraciones en las salas de extracción. En muchos pueblos, la Hermandad ha pedido a los ayuntamientos la habilitación de lugares mayores, para que las camillas puedan estar más distanciadas. Y se han puesto en marcha medidas más específicas.
Pero aunque las colectas ha bajado algo, reconoce la presidente de los Donantes, también las necesidades, hasta ahora, también habían bajado, dado que casi toda la cirugía estaba prácticamente parada. Solo ha habido necesidades oncológicas y en emergencias, aunque con menos accidentes de tráfico y laborales. Sí continuaron los partos. Ahora por fin se han retomado las intervenciones, y se vuelve a necesitar más sangre, «nuestros donantes vuelven a estar ahí». De nuevo vuelven las citas específicas y hay respuesta.
NEcesidades cubiertas. García está orgullosa de los donantes, que han conseguido tener durante todo este tiempo las necesidades de sangre cubiertas en Toledo. Durante esta pandemia es cierto que ha habito nuevos donantes, no tantos como en otros años, dada la cita. Pero lo importante es que durante la pandemia no se han producido problemas por falta de sangre, «la gente colabora de maravilla y los donantes nos han sacado de todos los atolladeros».
Recuerda García que la sangre tiene 42 días de validez y los stocks tienen que estar debidamente abastecidos. Pero un exceso tampoco sería bueno, porque no valdría la sangre. Lo importante es que no falte la sangre necesaria, ser cautos y tener los stocks abastecidos, no buscar donaciones por buscarlas si no hay necesidades, para que la sangre no se estropee.