La odisea de Ahlam lejos de su familia

J.M.
-

Una vecina de Yuncler, embarazada, se vio alejada de su pareja y sus tres hijos casi tres meses por el cierre de fronteras

La odisea de Ahlam lejos de su familia

El alcalde de Yuncler, Luis Miguel Martín, gobierna pese a su juventud desde hace 13 años este municipio sagreño de 4.000 empadronados. Y, como todos sus homólogos, se ha topado con la crisis desatada por el coronavirus, que ha conllevado semanas de mucho desasosiego en los ayuntamientos. Pero hace unos días, el político publicó en las redes sociales municipales un mensaje diferente: «Estoy muy feliz de poder haber participado en este reencuentro. Haber unido a una familia que la pandemia separó, hace ya más de dos meses, ha sido una de las experiencias más bonitas desde que soy alcalde».
Se refería a Chafik y Ahlam, una pareja de origen marroquí que vive desde hace tres años en la localidad. Ahlam, embarazada, viajó en marzo para pasar una semana en Casablanca con su padre que había sufrido un problema de salud y había previsto regresar en avión el día 13 desde Casablanca. Pero 24 horas antes, las fronteras quedaron cerradas a consecuencia del coronavirus y se vio atrapada en Marruecos, lejos de Chafik y de sus tres hijos, nacidos en España y estudiantes en el colegio de Yuncler.
La mujer tenía pendientes en España revisiones para su embarazo, considerado además de riesgo, y pasaba los días esperando poder regresar al país. Mientras, en Yuncler, su pareja, de baja laboral, atendía a los tres pequeños. «Hemos estado casi tres meses separados», lamentaba ayer en palabras a este diario Chafik. El reencuentro se celebró el pasado día 23 después de un periplo de 24 horas de viaje, entre barco y desplazamiento por carretera desde Málaga, para Ahlam, embarazada ya de ocho meses.
Ese mismo día 23, Luis Miguel, el alcalde, compartía el mensaje de satisfacción por haber conseguido el regreso de Ahlam con su familia. «Sin la colaboración de la Delegacion del Gobierno de Castilla-La Mancha, el Consulado y la Embajada de España en Marruecos, difícilmente podríamos haber conseguido el regreso de Ahlam», reconocía.
El alcalde había conocido un mes antes por la escuela de karate de Yuncler,  donde practican los niños, la desazón de Ahlam y Chafik y contactó con los tres organismos para favorecer el regreso de la mujer, en avanzado estado de gestación.
Finalmente, el día 25, Ahlam pudo asistir a las pruebas en un hospital de Toledo y continuar con el embarazo. Junto a Chafik y sus tres hijos.