Europa se blinda ante el virus

Agencias-SPC
-

Las regiones italianas de Lombardía y Campania imponen un toque de queda nocturno en sus ciudades, mientras que Irlanda se cierra seis semanas y Londres estudia nuevas restricciones

Europa se blinda ante el virus - Foto: FLAVIO LO SCALZO

Toques de queda, cierres de negocios, sanciones... La pandemia no da tregua y la segunda ola está impactando con especial virulencia en Europa, por lo que cada país del Viejo Continente ha decidido adoptar medidas diversas para tratar de contener la expansión del coronavirus, que continúa sembrando diariamente miles de contagios y cientos de muertos. 

 

Italia
Con 10.874 nuevos contagios en las últimas 24 horas, el país está volviendo a niveles de días atrás después de una pequeña reducción el pasado fin de semana.
La situación es crítica en Lombardía, donde comenzó la pandemia en marzo, que impondrá desde mañana el toque de queda desde las 23,00 a las 05,00 horas para frenar el número de casos. El mayor problema está en Milán,que ya detecta la mitad de los nuevos positivos en la región.
Además, la región de Campania, en el sur, solicitará al Gobierno central una medida similar que entraría en vigor a partir del próximo viernes. 


Irlanda
El Gobierno irlandés decretó la máxima alerta del plan contra la pandemia, que insta a la ciudadanía a quedarse en casa y cierra los bares, restaurantes y comercios no esenciales, aunque mantiene abiertas las escuelas y guarderías.
Este confinamiento, menos estricto que el impuesto durante la primera ola, entrará en vigor mañana y durará seis semanas, con vistas a levantar progresivamente las restricciones hacia principios de diciembre para dar un respiro a la economía de cara a las Navidades.

 

Reino Unido
El país comunicó otros 241 fallecimientos por la COVID, la cifra diaria de muertos más alta registrada desde el 5 de junio y que triplica la notificada el pasado lunes, de 80.
Ante esta situación, el Ejecutivo estudia adoptar duras restricciones en varias zonas, como Mánchester, donde ya están prohibidas las reuniones en el interior entre personas que no convivan.

 

Portugal
El primer ministro, António Costa, rechaza un nuevo confinamiento general en Portugal para combatir la expansión del coronavirus, como ocurrió en primavera, y califica la actual situación en el territorio luso de «grave», ya que los contagios se han disparado en el último mes. Ayer sumó 1.949 positivos, con lo que el acumulado supera ya los 101.000 contagios.
Además, el país se encuentra en fase de estado de calamidad, por lo que las reuniones en la calle o en restaurantes no pueden tener más de cinco miembros, y el Gobierno promoverá una ley para que sea obligatorio el uso de mascarilla en la calle.

 

Alemania
El incremento del casos de coronavirus registrado en la circunscripción bávara de Berchtesgaden obligó ayer a un desalojo urgente de 2.500 turistas de la zona. Restaurantes, guarderías y escuelas quedarán cerrados durante dos semanas.
En Berlín se amplió la obligatoriedad de usar mascarillas en calles especialmente frecuentadas, así como zonas de compras o peatonales, además de recomendar su uso en todo espacio público.
Mientras, el país notificó 6.868 nuevos casos en un día y 47 muertos, lo que supone la segunda cifra más alta en el balance diario de toda la serie histórica.

 

Rusia
Con 1,43 millones de positivos, es el cuarto país del mundo, después de EEUU, La India y Brasil, por el número de contagios.
Para contener la pandemia, el Ayuntamiento de Moscú ha ordenado el régimen de teletrabajo para al menos el 30 por ciento de la plantilla de las empresas y organizaciones en los casos en que no afecte a su funcionamiento, y ha recomendado a los mayores de 65 años y enfermos crónicos permanecer en sus domicilios.

 

Grecia
El primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, revocó ayer la decisión de la comisión de expertos, anunciada 24 horas antes, de permitir la presencia de hasta un 10 por ciento de espectadores en los partidos de la Liga de Campeones y Liga Europea jugados en Grecia. Aunque el número de casos permanece muy por debajo de la mayoría de los países europeos, desde agosto hay una clara tendencia al alza.