Lealtad a la promesa del voto

F. Rodríguez
-

Tras la misa de peregrinos, a primera hora de la mañana arrancó la conocida como Procesión del Voto, con la que se agradece a la Virgen de la Esperanza la milagrosa desaparición de la peste en la ciudad en el año 1200

Es una de las citas clave del calendario procesional de Toledo. Los solemnes cultos y novena a la Señora de la Esperanza de la iglesia de San Cipriano arrancaron esta semana y esta mañana tuvo lugar uno de los momentos cumbre de las celebraciones. La jornada comenzó muy temprano para fieles y cofrades. La estrecha calle que recibe el mismo nombre de la vetusta parroquia latina se llenaba poco antes de las ocho de la mañana para acoger a aquellos que madrugaban para asistir a la denominada misa de peregrinos. El nombre no es casual, ya que la Virgen de la Esperanza cuenta con seguidores que se desplazan desde otras provincias y muchos cofrades son de localidades limítrofes a Toledo.
Tras la celebración eucarística, pasadas las 8:45 horas, comenzaba el plato fuerte de la jornada, la conocida como Procesión del Voto. Se trata de una acción de gracias para conmemorar lo que tradicionalmente se ha conocido como el ‘voto’ que en el año 1200 firmaron el Cabildo de la Catedral, el Ayuntamiento y los feligreses de San Cipriano para agradecer a la Virgen de la Esperanza la desaparición de la peste por donde pasó la procesión de rogativas.
En ese año de apertura del siglo XIII la peste asolaba la Península, y Toledo no se vio exenta de ella. La tradición narra que en los lugares por donde procesionó la talla de la Esperanza la pandemia fue desapareciendo. Por ello, y en agradecimiento, Toledo y sus fieles no se olvidan de ello. Se realizó el ‘voto’ y por eso a la procesión se incorpora una representación del Ayuntamiento, en señal de lealtad. Además, la Virgen procesiona entrando por la Puerta Llana de la Catedral, en donde una vez dentro de la seo se encuentra con la patrona de la ciudad, la Virgen del Sagrario. Cánticos de la Salve y una ofrenda floral hacen de ese momento una instante único de recogimiento y meditación. La procesión termina con la salida de la talla, siempre a hombros, para llegar a la iglesia de San Ildefonso, en donde sobre las 11 de la mañana de ayer se ofició misa de acción de gracias por el voto como sucediera en el año 1200, con representación del Cabildo de la Catedral, el Ayuntamiento y los feligreses. Un ‘besa manto’ cerró el acto para terminar con la Esperanza retornando a San Cipriano y demostrando que Toledo sigue agradecido y leal a su promesa.


Más fotos:

Lealtad a la promesa del voto
Lealtad a la promesa del voto - Foto: Yolanda Lancha
Lealtad a la promesa del voto
Lealtad a la promesa del voto - Foto: Yolanda Lancha