«Es un alivio volver a hacer ejercicio al aire libre»

Raquel Jiménez
-

El director de la Escuela de UDAT y atleta, Andrés Vega, asegura que es suficiente motivación salir a la calle para entrenar tras semanas de confinamiento

Andrés Vega en una competición. - Foto: UDAT

El director de la Escuela de UDAT y atleta, Andrés Vega, ha señalado, en declaraciones realizadas a este diario, que «para los deportistas ha supuesto un alivio empezar a hacer ejercicio físico al aire libre» desde el pasado 2 de mayo. Por descontado, cada uno ha podido entrenar en casa aunque, evidentemente, «no es lo mismo»; y solo por el hecho de salir a la calle para ejercitarse «se han notado más ganas y más motivación por entrenar». No hay que olvidar que al entrar en la Fase 1, «los deportistas federados podemos salir dos veces al día»; eso sí, «respetando todas las medidas de seguridad, entrenando cada semana un poquito más y con mucha precaución».
Con el desconfinamiento progresivo son muchos los que se han lanzado a hacer deporte que «antes no veía»; Vega lo considera muy positivo dado que «es un gran avance para la sociedad y ojalá se mantengan siempre esos hábitos».
Los entrenamientos son en estas primeras semanas «de baja intensidad»; incluso, como en su caso, «los atletas que estamos acostumbrados a una alta carga de entrenamiento de prácticamente correr todos los días, hemos empezado con entrenos de caminar y correr».
Y es que han sido casi dos meses «sin poder pasear, ni entrenar con lo que las musculatura ahora mismo no está adaptada para ejercitarse con normalidad»; en este tiempo son patentes algunos cambios físicos como «a nivel muscular y el cuerpo tampoco responde igual aeróbicamente, por lo que hay que adaptar la carga al momento en el que estamos». Por supuesto, uno de los grandes objetivos es evitar las lesiones.
Vega cifra en un par de meses el periodo necesario para volver a la forma que tenía antes del estado de alarma sanitaria. Aunque, como pone de relieve, «al no haber competiciones a la vista, no estamos entrenando al nivel como cuando teníamos unos objetivos concretos».
Por tanto, el ejercicio está centrado en «recuperar sensaciones corriendo y mantenernos; y aunque, obviamente, no puedes alcanzar ahora un pico de forma porque no tendría ningún sentido, pero sí un nivel que te permita tener una base de cara a los entrenamientos cuando empiecen de nuevo las competiciones».
Precisamente, sin un horizonte competitivo «se baja mucho la carga de entrenamientos, estamos igual entrenando a un 80 por ciento de lo que lo solíamos hacer». Pero la ausencia de carreras no es excusa para la desmotivación porque «si algo nos caracteriza a todos los deportistas, es nuestra pasión por lo que hacemos».
En cuanto a la Escuela, por lo que se refiere a los más pequeños, «poder salir a pasear les permite mantener ese nivel de actividad que necesitan». Los mayores llevan a cabo la planificación de su entrenador, es decir, «con carga de entrenamiento mucho más baja, en progresión en cuanto al nivel de exigencia de los entrenamientos y creando una base para trabajar en el futuro».
Por otro lado, con la Fase 1 se permite la apertura de las instalaciones deportivas al aire libre, lo que sería el caso de la Pista de Atletismo, aunque no será posible porque se encuentra en la recta final de las obras de reforma. Vega recuerda que en esta Fase 1, como ocurre en otros lugares de la geografía nacional, hay que reservar cita y los entrenamientos son individuales.
No es todavía el caso de la Pista de Atletismo, «con lo que nos tenemos que adaptar para entrenar al aire libre». Por supuesto a la espera de que «esa reforma duradera de la Pista llegue a su fin para volver a tener una instalación deportiva en la que entrenar».
Unas labores que se han retrasado para mejorar el proyecto, después las lluvias y ahora la pandemia: «Unos trabajos que eran prácticamente un trámite de un par de meses y que suponíamos que íbamos a tener en el verano de 2019». Por tanto, «cuando volvamos a entrenar en la Pista, va a ser una gozada».