El arzobispo celebra sus 10 años en Toledo con tres libros

I.G.Villota
-

Se han editado tres volúmenes con casi 600 documentos escritos por el prelado, quien se mostró «feliz» y convencido del futuro de la vida de la Iglesia toledana

El arzobispo celebra sus 10 años en Toledo con tres libros - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El 21 de junio de 2009 Braulio Rodríguez Plaza tomó posesión como arzobispo de Toledo y primado de España. Ayer celebró su décimo aniversario en el cargo con un sencillo acto donde se presentaron tres volúmenes que contienen todos sus cartas pastorales, los escritos dominicales y las homilías y discursos en este periodo. En total son 599 documentos en más de 1.500 páginas.
Rodríguez se mostró «feliz» y convencido del futuro de la vida de la Iglesia toledana, a la que agradeció su afecto en estos años y a la que invitó a implicarse en todos los sentidos. «Ser la Iglesia no es una cuestión de genios, sino que cada uno tiene su acción. Nadie cumple un papel ocioso en la iglesia», manifestó.
La presentación corrió a cargo del delegado de medios diocesanos del Arzobispado, Juan Díaz Bernardo, el vicario general, César García Magán, y del secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, obispo auxiliar de Valladolid.
Bernardo anunció que aún quedaría por publicar un cuarto volumen a contar desde enero de este 2019 e incluiría hasta que Rodríguez, que ya ha cumplido los 75 años, deje de ser arzobispo de Toledo, y detalló que el primer tomo consta de 250 páginas de cartas pastorales; el segundo, 675 páginas de escritos dominicales y el tercero, 591 páginas que recogen las homilías realizadas en la Catedral de Toledo.
Argüello recordó numerosas anécdotas de Rodríguez Plaza en su etapa como obispo de Valladolid, incidiendo en su cercanía, en su trabajo intenso en las parroquias hasta de los municipios más pequeños, incidiendo en que «todavía le recuerdan», algo que ha constatado esta misma semana visitando parroquias de numerosas localidades.
Por su parte, el arzobispo destacó que con sus escritos pretende «decir lo que pienso y lo que vivo». «Mi intención no es literaria y tampoco pretendo que os leáis todo esto», bromeó, en referencia a las más de 1.500 páginas editadas, y despertando algunas risas entre los asistentes al acto.
El prelado insistió en que el mensaje del Señor «no ha caducado» incidiendo en que «sin Cristo no hay Iglesia, porque Cristo no tiene sucesor».