Las infracciones penales suben más del 11% en la ciudad

Á. de la Paz
-
Las infracciones penales suben más del 11% en la ciudad - Foto: Yolanda Lancha

Los delitos por tráfico de droga se multiplican por tres y los robos con fuerza en el ámbito del domicilio se duplican respecto al primer trimestre de 2018. Según Interior, se mantienen los relacionados con la libertad sexual

La criminalidad en Toledo repuntó durante los tres primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2018. Según las estadísticas publicadas por el Ministerio del Interior, en la capital regional se produjeron un total de 925 delitos desde enero a marzo. El tipo más frecuente fue el de resto de infracciones penales, un apartado que incluye diferentes daños de procedencia variada. Durante el invierno de 2019, destacó el aumento en el capítulo de robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones y en el de tráfico de drogas. 
Los 831 delitos registrados en el primer trimestre del pasado 2018 se elevan hasta 925 en los tres meses contabilizados del actual 2019. El repunte, en términos relativos, es superior al 11%. Pese al aumento en el total de las infracciones, no hubo que lamentar en Toledo delitos de máxima gravedad. Las estadísticas reflejan que no se ha registrado ningún asesinato consumado o en grado de tentativa ni ningún secuestro, probablemente los tres tipos delictivos que más daños personales causan.
Los robos con fuerza en el ámbito domiciliario y comercial se incrementaron más de un 60%. Así, los 60 casos que se recontaron en 2018 se elevaron hasta los 97 del año en curso. Dentro de este capítulo sobresale el elevado impacto de los robos con fuerza en domicilios. Este tipo penal incluye el uso de la violencia contra los moradores para cometer la sustracción dentro de la propiedad privada. Los hurtos, robos de menor calado que incluyen objetos de escaso valor, cayeron por encima del 14% entre ambos periodos. De los 276 hurtos de los primeros meses de 2018 se pasó a los 236.
La criminalidad relacionada con los ataques a la libertad sexual de los ciudadanos repitió los datos precedentes. Los distintos cuerpos policiales que operan en la ciudad contabilizaron tres delitos de este tipo, la misma cifra que en enero, febrero y marzo de 2018. En este apartado se incluyen las diferentes formas de acoso y violencia, casos especialmente lesivos con la población femenina. Las cifras pormenorizadas son idénticas a la del año pasado: hubo un caso de agresión sexual con penetración y otros dos delitos contra la libertad e indemnidad sexual.
Los robos con violencia e intimidación fuera de los ámbitos doméstico y laboral cayeron a la mitad, pasando de diez a cinco los casos contabilizados. Sí aumentaron los casos por tráfico de drogas (de cuatro a doce delitos) y por lesiones en el contexto de riñas tumultuarias (de cuatro a ocho casos)..
CAEN EN LA PROVINCIA. El conjunto de los 204 municipios de la provincia de Toledo redujo en el primer trimestre de 2019 los datos delictivos registrados respecto al mismo periodo del año anterior. Los 6.849 casos de entonces se han rebajado un 0,7% hasta alcanzar la cifra redonda de 6.800. El mejor comportamiento se refleja en diferentes indicadores, como en la caída en el número de homicidios con dolo y asesinatos consumados. Mientras que en los primeros meses de 2018 se registraron dos casos de este tipo, este año solo ha tenido que lamentarse un asesinato inducido por una tercera persona. Sin embargo, el número de tentativas se ha disparado, desde las cero del ejercicio pasado a las tres del último del que se tienen datos completos.
Los delitos contra la libertad sexual, al igual que ocurre en el ámbito de la capital regional, se mantienen sin cambios. Los 35 crímenes registrados se dividen en 31 casos que afectaron a la indemnidad (acoso, fundamentalmente) y cuatro violaciones con penetración, una más que en 2018.
Los robos con fuerza en hogares y establecimientos comerciales o con actividad económica se redujeron notablemente, pasando de 1.195 a 1.067 casos contabilizados por las policías locales, la Nacional (en Toledo y Talavera) y la Guardia Civil. También repuntan los delitos por lesiones dentro de riñas tumultuarias, que se incrementa de 39 a 56. Hay, asimismo, más casos por tráfico de drogas: de 45 el año pasado a 51 en el presente.
Bajan los robos con violencia e intimidación y los robos con fuerza dentro de los hogares privados.