Lucas Búa vuelve a la pista

J. M. Loeches
-

El velocista toledano se ejercita desde el lunes en la Escuela de Gimnasia de Toledo dentro del horario para deportistas de alto nivel

Lucas Búa vuelve a la pista

La entrada de la provincia de Toledo en la fase 1 ha permitido que algunos atletas de elite puedan volver al hábitat de sus entrenamientos. Es el caso del velocista toledano Lucas Búa, que desde el lunes ha regresado a la pista de la Escuela de Gimnasia para continuar con sus sesiones a las órdenes de Juan Antonio Rosique. El Ayuntamiento de Toledo tiene abierta la instalación desde las 8:30 horas de la mañana hasta las 21:00 horas de la tarde, aunque ha habilitado, de 10:00 a 12:00 horas, una franja para los deportistas de alto nivel.
Como reconoce el atleta del FC Barcelona, «no hay ningún problema porque lo tienen todo organizado». Eso sí, se tiene que conformar con utilizar lo que es el tartán, sin otros elementos como los tacos de salida, porque, de momento, su uso está prohibido para no tener que estar desinfectándolos en todo momento. De todas formas, el trabajo que está llevando a cabo ahora mismo no requiere otros utensilios, así que Búa continuará acudiendo a su cita con la pista azul.
Además, al capitalino también le parece un acierto que se haya habilitado un horario para la elite porque así tienen preferencia con respecto a los corredores aficionados. Tampoco ve un inconveniente en tener que compartir la pista con otros dos deportistas internacionales como Christian Epitié y Lia Beel. El internacional del Club Realidad Toledo también ha retomado sus entrenamientos en la Escuela de Gimnasia con su técnico, Ricardo Bolaño, mientras que la corredora burgalesa que está afincada en Toledo, también se ejercita a las órdenes de su guía y entrenador, David Alonso.
Hay que recordar que Lucas Búa no tiene objetivos competitivos a la vista tras la suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio, que debían celebrarse este verano en la capital japonesa y que se han pospuesto para 2021. Tampoco habrá Campeonato de España, así que la agenda de los 400 metros se queda en blanco para el toledano, en previsión de que no se podrá volar a otros países que quizás puedan celebrar mítines a partir de los meses de agosto o septiembre, si es que la crisis mundial de coronavirus remite.
Por eso, la mente está puesta en reforzar otras cualidades para llegar a 2021 en las mejores condiciones posibles y así abordar su gran meta, estar en Tokio en la prueba individual y en el relevo 4x400 metros junto a sus compañeros de la selección española. Búa quiere hacer virtud del caos y este parón le va a venir bien para seguir recuperando el tiempo perdido durante gran parte de 2019 a causa de una lesión. De ahí que espera entrar en el próximo año más fortalecido y a un nivel mejor.