Los Juzgados no abrirán hasta el 2 de junio

La Tribuna / Toledo
-

Sin embargo, esta semana se celebrarán ya algunos juicios. Los procesos tendrán lugar en cuatro de las dieciséis salas del Palacio de Justicia, para las que se ha establecido un calendario semanal que podría provocar algunos retrasos

El Palacio de Justicia de Toledo se ubica en Marqués de Mendigorría. - Foto: David Pérez

Los avances en el proceso de desescalada contra el coronavirus traen consigo también el regreso de los abogados a su actividad -salvo materias urgentes, como causas con preso o asistencia a víctimas de violencia de género-, después de que el pasado 14 de marzo se suspendieran todos los plazos administrativos, procesales y señalamientos. «Seguimos en estado de alarma y por tanto siguen suspendidos todos ellos», afirma el decano del Colegio de Abogados de Toledo, Ángel José Cervantes, «aunque si los borradores que nos llegan desde instituciones como el Colegio General de la Abogacía son ciertos, el 1 de junio se levantaría esa suspensión para los plazos administrativos, y el 4 para los plazos procesales, por lo que podrían reanudarse las vistas».
En realidad, la asistencia letrada se podría retomar un poco antes, pues ya hay juicios señalados para el día 2 de junio, según el decano de los abogados toledanos. «Yo mismo tengo la paradoja de tener un juicio para el día 25: técnicamente debería haber quedado suspendido, pero he confirmado que sí se va a celebrar... Son días de cierto descontrol. Esperemos que en los próximos meses volvamos poco a poco a la normalidad».
Mientras tanto, en el Palacio de Justicia, las 16 salas para otros tantos juzgados con los que cuenta Toledo (siete de Primera instancia e Instrucción, tres Contenciosos, dos Sociales, tres Penales y uno de Menores) se verán reducidas a cuatro, dos por planta, escrupulosamente separadas para cumplir con las recomendaciones sanitarias. Según Ángel José Cervantes -quien afirma mantener una fluida comunicación con el juez decano de Toledo, José Ramón Bernácer-, un cuadrante establecerá qué días de la semana celebrará sus causas cada juzgado. Algo que a priori se plantea complicado, porque, en el caso de que no coincidan con ese día de la semana, todos los procesos abiertos habrán de ser suspendidos y reseñalados.
«Vamos a tener tres o cuatro meses complicados para todos», según el decano del Colegio de Abogados, quien informa de que la norma-patrón establecida por el Consejo General del Poder Judicial establece que los Juzgados españoles se verán afectados durante los tres meses posteriores al estado de alarma. «Eso siempre que la pandemia no vaya a peor».

 

El decano del Colegio de Abogados de Toledo prevé gran actividad en los próximos meses. «La experiencia nos ha enseñado que después de las situaciones de crisis -incluida la del ladrillo, que fue la más reciente que tuvimos en España- se produce un repunte de la actividad judicial por razones obvias: crecen los despidos, los impagos, las sanciones...». El decano del Colegio de Abogados de Toledo opina que tras estos dos meses y medio sin actividad -«si no se celebran juicios, como viene sucediendo desde el 14 de marzo, los abogados no cobran»- va a producirse un incremento de casos relacionados con lo Laboral y Familiar.
Ángel José Cervantes pone como ejemplo de estos últimos a los padres que deseen compensar el régimen de visitas de sus hijos por haber quedado éstos a cargo del otro cónyuge durante el confinamiento, o la necesidad de modificar las pensiones por alimentos en caso de que sobre los padres pese un ERTE o se hayan quedado en el paro. «Aquí preveo bastante litigio, lo mismo que en los intentos por impugnar ERTE o despidos, que requerirán los servicios de abogados que lleven la dirección letrada, lo mismo -ojalá me equivocara- que pasará con los numerosos concursos de acreedores y situaciones de insolvencia empresarial». Ahora bien, estos últimos casos no podrán ser presentados antes del 1 de enero de 2021.
Lo mismo sucederá con los que impliquen responsabilidad patrimonial contra la administración sanitaria o contra el propio Gobierno, que traerán consigo más tiempo, ya que requieren una tramitación y un expediente que tarda seis meses «por lo que aquellos que sean denegados o desestimados y acudan a la vía judicial se plantarán en enero o febrero del año que viene».
Por el contrario, finaliza Ángel José Cervantes, llegarán mucho antes las propuestas de sanción para quienes han sido sorprendidos burlando el confinamiento a lo largo de estas diez semanas. «Aquí también harán falta abogados, para quienes las intenten recurrir acudiendo al contencioso».