Postales del Corpus de Toledo

J. Monroy
-

Desde la primera postal de la tarasca y los gigantones de Cánovas del Castillo, varios son los editores que se han acercado a la fiesta grande toledana

POSTALES DEL CORPUS DE TOLEDO

Los turistas que a lo largo del último siglo han visitado la ciudad han tenido pocas opciones de llevarse un recuerdo del Corpus Christi en forma de postal, o de remitirles a sus conocidos sus bondades y bellezas por correo. Porque dada la indudable hermandad entre Toledo y su Corpus, llama la atención las pocas postales que desde principios del siglo XX se han publicado de la fiesta. Estamos hablando de la procesión en sí, porque otra historia es la Custodia de Arfe, que sí se ha reproducido hasta la saciedad. Quizás por ello resalte más la ausencia de postales del Corpus.
Y eso que ya Hauser y Menet publicaron una postal del Corpus en 1902, si bien tocando la fiesta de refilón. Como no podía ser de otra forma, fue Cánovas del Castillo el que hizo una primera aproximación. En una bonita toma, recoge los gigantes, enanos y la Tarasca.
Las siguientes postales se las debemos ya a la Academia de Infantería. Un gabinete fotográfico tan fructífero como para realizar casi mil postales, que recoge momentos que van desde el deporte a la presencia de los cadetes en distintas localidades o en misa, tan solo llega a sacar tres postales en los años 20 sobre la procesión. De hecho, la primera de ellas, de la promoción 1920-21, lo que recoge es la llegada de los cadetes retornando al Alcázar a lo largo de Carlos V. Ya en 1923-24 sí son imágenes de la procesión propiamente dichas, quizás las primeras postales de la misma. Una es la Custodia a la altura de la Catedral, y otra la procesión por Arco de Palacio. Se pueden observar los tapices, el público y los toldos, en imágenes no muy distintas a las de hoy en día.
De la misma época, quién sabe si de la misma procesión, son dos postales más de la editorial madrileña Grafos. En 1923 publicó la salida de la Custodia de la puerta Llana, y dos años más tarde otra muy cercana, de la Custodia regresando a la Catedral. Son dos postales atestadas de público, que muy bien podrían tomarse este jueves. De la misma década son dos postales más de Zocodover, que recoge el Archivo Municipal de Toledo, en las que no se ve propiamente la procesión, pero quizás se trata de los preliminares, tanto por la cantidad de gentío, como por los toldos siempre presentes.
Entre los años 50 y 60, la editorial zaragozana García Garabella y Compañía también se aproxima al Corpus, con otras dos postales en las plazas del Ayuntamiento y San Vicente, que parecen de la misma procesión, por los militares y sacerdotes que acompañan la Custodia. En la segunda, llama la atención la presencia de dos cañones. La primera presencia explícita de una cofradía nos la trae Rafael Roca Miquel, más o menos a finales de los setenta, con un primer plano de un caballero mozárabe en la plaza de Zocodover.
Todas ellas eran postales en blanco y negro. Las primeras postales del Corpus en color se las debemos al toledano Luis Arribas, sobre el año 1967. Son dos postales de la Custodia regresando a la Catedral por la plaza del Ayuntamiento.
Mención además para el trabajo del Archivo Municipal, que en el año 2000 publicó tres postales de carteles del Corpus de principios del siglo XX.