Irene Escolar quiere que las mujeres cuenten las historias

I.G.Villota
-
Irene Escolar quiere que las mujeres cuenten las historias - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La actriz recibe a La Tribuna en su primera entrevista caracterizada como Amelia Garayoa, la protagonista de la superproducción de Movistar+ 'Dime quién soy'

Irene Escolar se mete en la piel de Amelia Garayoa, la protagonista de  ‘Dime quién soy’, la adaptación de la novela homónima de Julia Navarro, cuyo rodaje arrancó Movistar+ el pasado 17 de junio. La superproducción ha estado dos semanas rodando en Toledo y su actriz principal recibió este martes a La Tribuna en un receso. Lo hizo en su camerino, instalado en una pequeña casa en los accesos del impresionante cigarral de La Quinta de Mirabel, donde se han grabado algunas secuencias de la ficción. Charló con nosotros antes de afrontar la escena del día: una llamada telefónica de Amelia a su familia desde Roma en los años 40. Es la primera vez que se ve a la actriz caracterizada como Amelia.  
¿Qué estás sintiendo rodando como Amelia Garayoa?
Llevamos tres semanas de rodaje de la serie y en Toledo casi dos semanas instalados. En la segunda vez que ruedo en La Quinta de Mirabel, en este lugar tan precioso. A pesar de la ola de calor que nos ha pillado estamos disfrutando mucho. Son ocho meses de rodaje y nos queda mucho juntos como equipo. Lo más bonito ha sido ver cómo la sinergia profesional y humana funciona de maravilla. Eduard Cortés, el director, es un gran líder. Es como si fuera un equipo que lleva tiempo trabajando junto. Lo hacen todo fácil, dinámico y creativo.
Estamos empezando, es mi primer contacto con Amelia. Todo lo que hemos estado ensayando estos tres meses empieza a coger cuerpo. Va todo muy bien, por lo que nos dicen desde fuera la gente que está viendo el material, y por lo que sentimos nosotros como dinámica de trabajo.
Vas a rodar un personaje desde los 18 años y hasta los 80. Una evolución vital completa.
Son nueve capítulos y en los ocho primeros solo pasan diez años, por tanto la evolución es más sutil, tiene que ver con el peso y la carga emocional de todo lo que le ocurre a Amelia. En el capítulo nueve han pasado 20 años. En los rodajes tengo 40, 70 y 80 años, es un rango de edad bastante amplio.
Hay un departamento de maquillaje y efectos especiales que me van a ayudar mucho. El resto tiene que ver con la mirada. Lo que se transforma más es cómo la experiencia se incorpora a la mirada del personaje,  y ese es mi trabajo.
Amelia es una mujer revolucionaria que lucha por la libertad.
Ella es una superviviente. Se dice esta cosa que me suena manida de ‘mujer adelantada a su tiempo’. En ese momento había muchas mujeres absolutamente capacitadas, con muy pocas oportunidades de mostrar toda su capacidad. No eran adelantadas a su tiempo, eran lo que tenían que ser, pero eso ha llegado oculto. Por ejemplo, los hombres de la Generación del 27 ocultaron a las mujeres artistas de la Generación del 27 para que prácticamente no sepamos nada de ellas.
La historia de Amelia es la historia de esas mujeres que sobreviven al tener que cumplir a unas dinámicas preestablecidas sin querer formar parte de ese sistema. Ponen por delante su deseo frente a lo que se imponía en ese momento. Ella prefiere hacer un viaje vital en lugar de no hacerlo.
En la literatura y en el cine estas mujeres también han estado ocultas.
Afortunadamente llevamos tiempo con mujeres protagonistas de obras de teatro, de series, de cine. Hay grandísimos personajes femeninos. Pero ahora lo importante es que las historias las empiecen a contar las mujeres. Hay que dar pie a que haya más mujeres guionistas, directoras...
En Toledo has rodado anteriormente, por ejemplo en la Catedral en tu papel como Juana la Loca.
Fue impresionante. Recuerdo que utilizamos un dron. Lo invadimos todo con el rodaje. Trabajando, por momentos, conseguimos que se pierda hasta la espiritualidad del lugar porque el dron sonaba muchísimo y yo pensaba que un equipo de rodaje es lo único que puede llegar a un lugar a revolverlo todo.
Me emocionó estar en la localización real donde había estado Juana La Loca, en la ciudad donde nació.
Llevabas tiempo sin hacer televisión, ¿qué tal la vuelta?
Había hecho mucho teatro y también cine y la diferencia en cuanto lo técnico entre el cine y la televisión no es significativa ahora mismo. Esto es como montar en bici, hay algo que no se te olvida.
Hasta enero vais a estar rodando, cambiáis de localizaciones, incluso de país. ¿Qué es lo más complicado?
Lo más difícil es que vamos mezclando capítulos en el rodaje. Un día podemos rodar secuencias del capítulo 1 y del capítulo 7, y entre uno y otro le han pasado muchas cosas a Amelia. Tener registrado todo eso, el mapa emocional, es lo más complicado.
‘Dime quién soy’ va a ser uno de los grandes estrenos de 2020. Hay gran secretismo en torno al rodaje. Y no fue sencillo que saliese adelante. Julia Navarro, la autora de la novela, dijo que solo te veía a ti como protagonista.
Es un halago y una responsabilidad. Decidí que la única manera de enfrentarme a este trabajo era quitándome un poco de peso, porque la presión te bloquea. Hay que ser valiente siempre. Amelia fue muy valiente y ahora me toca serlo a mí para contar su vida en la ficción. Siempre hay que arriesgarse. Además estoy muy bien respaldada por el equipo, por la plataforma, y hemos hecho un gran trabajo de preparación. Tres meses de ensayos. Siento que todo funciona.
Estoy rodeada de un reparto internacional extraordinario, cada día va llegando alguien nuevo. Actores polacos, italianos, ingleses, franceses, rusos, y eso es tan enriquecedor y diferente… Son 160 actores y yo me voy llenando de toda la energía que ellos me van dando.
Una de las particularidades de la serie es que el rodaje es en diferentes idiomas, el 80 por ciento en castellano.
Es muy complejo porque se ha respetado el idioma. Lo normal es que aunque la trama se desarrolle en Alemania, la serie se grabe en castellano. Se suele hacer así, incluso en las producciones americanas. La trama se produce en Rusia pero se rueda en inglés. Aquí se ha hecho un gran esfuerzo de producción apostando por que los actores sean del país donde está Amelia. Es todo un logro y va a dar vida, color y algo muy bonito y poco habitual.