La Catedral ya celebra 6 misas con medidas de seguridad

I.G.Villota
-

Las misas se celebran en el Altar Mayor donde hay más espacio y congregan a una decena de fieles de media, aunque hay capacidad para un centenar con distancia. Hay hidrogeles a la entrada y la mayoría usa mascarilla

La Catedral ya celebra 6 misas diarias con medidas de seguridad. - Foto: David Pérez

La mayoría de iglesias de Toledo retomaba este lunes la celebración presencial de misas limitando las distancias físicas entre los fieles, dispensando geles desinfectantes y limitando a un tercio el aforo de los templos. También lo hizo la Catedral Primada que ya ofrece sus seis misas diarias habituales con el paso a la Fase 1 de la desescalada pero lo hace tras aplicar medidas de seguridad. Las celebraciones son a las 8,00, las 8,30, las 9,00 las 10,00, las 10,30 y las 18,30 horas.
 Así lo indica el deán de la seo, Juan Miguel Ferrer, quien indica que las misas se celebran en el Altar Mayor donde hay más espacio y los pasillos son más anchos para guardar la distancia con facilidad. Cada celebración congrega a una decena de fieles de media, aunque hay capacidad para «unos 100 y 120» cumpliendo con las normas de las autoridades sanitarias.
Hay hidrogeles a la entrada del templo  y la mayoría de los fieles llega con mascarilla. También las utilizan los sacerdotes, salvo el que oficia la eucaristía para que no se distorsione la voz. El micrófono empleado está protegido con plástico, indica. Sí se la ponen para dar la comunión sin dialogar con los comulgantes para evitar la emisión de gotículas.
 El acceso a la Catedral se efectúa por la Puerta del Reloj que ha abierto sus dos batientes y los ha separado por una cinta, además de señalizar el recorrido, recalca el deán.
«En la Catedral es fácil cumplir las distancias y las medidas y casi todo el mundo está cumpliendo. Alguna persona se despista y se les indica. Si alguien no cumple es por despiste», enfatiza Ferrer.
El deán reconoce que el arzobispo ha recibido llamadas en esta semana de fieles que reclamaban la celebración presencial de las misas. «Para algunas personas era su única y su principal salida del día antes de esto», comenta.
Explica que el goteo de fieles ha sido constante durante el estado de alarma cumpliendo con lo permitido. «Han venido a rezar a la Virgen». De hecho, se han repartido las 500 estampitas son una oración emitidas en este tiempo.
«Hoy me encontré a una señora que muy emocionada me ha dicho que era su primera comunión en dos meses. Estaba prácticamente llorando», confiesa el deán.

TURISMO. La Catedral de Toledo es un lugar de culto pero también el monumento más visitado, con más de un millón de visitantes al año, de la ciudad. Esta actividad ha quedado completamente paralizada con el estado de alarma, pero desde la seo ya están trabajando en la reactivación. La vuelta de los turistas no llegará hasta la Fase 3, atendiendo a las recomendaciones de la Conferencia Episcopal, indica el deán, Juan Miguel Ferrer.
Hasta que no se abran los desplazamientos entre provincias no tendría mucho sentido abrir a las visitas, indica, recalcando que se reactivará algo de actividad antes de esa etapa.
Los toledanos podrán volver a contemplar las naves de la seo metropolitana antes de la Fase 3, que ahora se ve muy lejos, al estar arrancando la primera semana de la provincia en Fase 1.
«En horario de culto podrán dar un paseo o encender una vela a su santo en las capillas», apunta el deán, sin ofrecer fecha y convencido de que la Catedral será «impulsora» de la reactivación económica en la ciudad.
Por eso, recalca que el objetivo del templo es poner en marcha el proyecto ‘Lumina’, presentado en Fitur, un nuevo espectáculo visual nocturno de la Catedral.
«La inversión será importante y se hará cuando se pueda», afirma Ferrer, quien considera que será un potente producto turístico que potenciará la Catedral y la ciudad.

OBRAS DE LA TORRE. El Cabildo de la Catedral Primada de Toledo ha reactivado las obras en la torre del templo con el objetivo de que estén finalizadas cuanto antes y de promover la actividad económica, además de por el gasto que supone el mantenimiento del andamiaje.
En cualquier caso, la paralización por el estado de alarma por el coronavirus tendrá consecuencias en los trabajos toda vez que la finalización de las obras, prevista inicialmente para principios de julio, ajustando mucho los plazos para el Corpus, se retrasará unos dos meses. «Esperamos que la obra esté terminada en septiembre u octubre», afirma el deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer.
La intervención ha consistido en la consolidación de la torre de la Catedral, especialmente de las cornisas; así como a un proceso de limpieza y restauración en los primeros 50 metros de altura.