CSIF reclama seguridad y más personal para el Greco

Redacción
-

El Museo posee un DEA (desfibrilador externo automático) que no funcionó en el momento en el que un trabajador sufrió, el pasado 30 de junio, un paro cardiaco

CSIF reclama seguridad y más personal para el Greco - Foto: ï»VÁ­ctor Ballesteros

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denunció el olvido que padece el Museo del Greco de Toledo, de titularidad estatal, dentro de una situación que se ha agravado después de que un trabajador sufriese un paro cardíaco, el pasado 30 de junio, minutos antes de la apertura del centro.
El empleado de la institución museística fue atendido primero por los compañeros y, más tarde, por el personal del Servicio de Emergencias 112, estando todavía ingresado con pronóstico grave y en situación de coma inducido. Dicho museo posee un DEA (desfibrilador externo automático) que no funcionó en el momento de la emergencia, ya que no se le habían realizado las revisiones técnicas y preventivas pertinentes, ni tampoco la puesta en funcionamiento que establece la normativa legal.
Desde CSIF se ha solicitado que no se retire el desfibrilador existente y que se cumpla con la normativa para que este equipo funcione y sirva para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y usuarios del centro en caso de urgencia vital.
Los trabajadores del centro trasmitieron a CSIF que sería muy necesaria la formación en materia de primeros auxilios para poder atender este tipo de urgencias. Además, el sindicato ha trasladado queja a la Subdirección General de Recursos Humanos del Ministerio de Cultura.
Para CSIF, esta situación es un reflejo de la realidad del Museo del Greco, que junto con el Museo Sefardí dependen administrativamente de una oficina única y que cuenta con un grave déficit de personal de vigilancia de sala y atención al público. Esta plantilla, en su conjunto, está formada por 40 trabajadores, adscritos todos al Museo Sefardí. Centro que no puede cubrir las necesidades de apertura de ambos museos con los niveles mínimos exigibles de garantía, seguridad y calidad.
El mayor problema, tal y como vienen evidenciando desde hace tiempo los trabajores, se encuentra en el turno de tarde, con jornada parcial del 50% y en el que sólo acuden con regularidad unos 10 empleados para cubrir los dos museos y realizar estas tareas. Eso cuando lo ideal serían 24 personas de vigilancia de sala. Así, el espacio expositivo del Museo del Greco se reduce hasta la mitad, dependiendo de los días y del personal disponible, llegando en muchas ocasiones al cierre total y/o parcial del museo, figurando así un cartel con este mensaje con el grave deterioro en la imagen cultural y turística de Toledo.
CSIF reclama al Ministerio de Cultura, que es conocedor de la situación desde hace mucho tiempo, que actúe de forma urgente y asigne una RPT a cada uno de los museos. Con respecto al personal que sólo presta servicios en el Museo Sefardí, se insta desde el sindicato a que se tome una decisión para que esta cuestión no genere un vacío de personal en el museo del Greco. Asimismo, se reclama la adopción de las medidas necesarias que garanticen la seguridad y salud de trabajadores y usuarios en caso de emergencia.