Luz al trabajo del venteño Gregorio Pulgar

J.M.
-

La ONCE y la Asociación Montes de Toledo homenajean junto con el Ayuntamiento de Las Ventas con Peña Aguilera a Gregorio Pulgar, pionero de la labor social con los ciegos en la provincia

Luz al trabajo del venteño Gregorio Pulgar


El Ayuntamiento de Las Ventas con Peña Aguilera rindió el día 21 un homenaje a Gregorio Pulgar Callejo, que nació y vivió su niñez en la que actual calle Hontanica, donde ha quedado ahora constancia de su reconocimiento mediante una placa. Se trató de uno de los pioneros del nacimiento de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Al acto celebrado hace unos días acudieron sus tres hijos, Manuel, José Luis e Inmaculada, así como nietos y bisnietos, además de representantes de la Asociación Cultural Montes de Toledo, de la ONCE de Toledo. Precisamente, estos dos colectivos informaron al Consistorio de la labor de Gregorio. Este recuerdo coincide con la conmemoración de los 80 años de la constitución de la ONCE, nacida el 13 de diciembre de 1938, aunque el primer sorteo del cupón fuera el 8 de mayo de 1939.
El presidente de la Asociación Cultural Montes de Toledo, Ventura Leblic, y el director territorial de la ONCE, Carlos Javier Hernández, relataron la trayectoria de Gregorio Pulgar como impulsor de la Organización Nacional de Ciegos en la provincia de Toledo, de la que fue responsable en sus inicios. En este sentido, el trabajo del venteño consistió en recorrer la provincia evidenciando la realidad de los ciegos y buscando a los «niños ocultos», como destacaba a este diario el teniente de alcalde, Casto Romero.
De este modo, Pulgar buscó dignificar sus vidas con el trabajo y eludiendo la mendicidad, mediante la impartición de clases de braille para luchar contra el analfabetismo, con la introducción al mundo de la música y con la ayuda en los desplazamientos autónomos con bastón, entre otros méritos.
Pulgar impulsó la ONCE en la provincia e inauguró la primera sede en el número 11 de la calle de la Plata de Toledo. Después, la organización compró un inmueble en esta misma calle del Casco Histórico, donde estuvo asentada hasta los años 70.
Los participantes destacaron de Gregorio cómo en la década de los años 50 y con la ayuda de su esposa, Antonia, se convirtió en uno de los referentes sociales y de quiromasaje de la provincia de Toledo. El amor por la música y la destreza con el violín, aparte de otros instrumentos de cuerda, le llevó a actuar en una gala benéfica, celebrada en el teatro de Rojas de Toledo, en favor de la entidad que fundó el Asilo de Santa Casilda.
El Ayuntamiento de Las Ventas con Peña Aguilera, en nombre de los 1.200 venteños empadronados, rindió el homenaje como una muestra de la admiración, cariño y reconocimiento a la labor de Gregorio Pulgar. «Aquella organización pobre se ha transformado en un grupo social que permite la empleabilidad de más de 70.000 personas y llega hasta el último rincón del Estado Español», resaltó el Consistorio en el comunicado difundido por las redes sociales.
El acto de recuerdo se vivió con emoción en la mencionada calle de Hontanica y en el Ayuntamiento de Las Ventas con Peña Aguilera, donde el equipo de Gobierno municipal recibió como regalo la placa de impresión de lo que a día de hoy es el cupón de la ONCE, parte de la vida del venteño Gregorio Pulgar Callejo.