Solana lamenta la renuncia de EE UU al liderazgo global

Á. de la Paz
-

El ex secretario general de la OTAN afea la política del 'America First' emprendida por la Administración Trump y alude a la cercanía territorial entre Europa y Rusia

Solana lamenta la renuncia de EE UU al liderazgo global - Foto: Víctor Ballesteros

La vigencia de la OTAN y el papel que el organismo transatlántico desempeña en la seguridad europea son dos de las cuestiones más candentes para la diplomacia española. La organización, alumbrada en el contexto de la política de bloques posterior a la Segunda Guerra Mundial y concebida como freno a la expansión del comunismo en la Europa occidental, ha ido transformándose a lo largo del tiempo. Desaparecida la Unión Soviética, la Alianza Atlántica mantuvo un papel destacado en conflictos como el de Kosovo (1999) y la guerra contra el terrorismo surgida con el inicio del siglo XXI. Estados Unidos es la nación que más esfuerzo político y económico ha empeñado en la OTAN, aunque la actual Administración Trump ha mostrado su intención de reducir la cuota de protagonismo y ceder peso en favor de los socios del viejo continente. El rechazo de Rusia a la expansión de la alianza en algunos países próximos a su frontera ha generado otro foco de tensión global. La trigésimo primera edición del Seminario Internacional de Seguridad y Defensa celebrada en el Parador Nacional de Toledo abordó las posibilidades que se abren ante una posible retirada del gran aliado estadounidense.
Javier Solana, ex secretario general de la OTAN a finales de los años noventa, mostró sus reservas acerca del giro aislacionista emprendido por el actual Gobierno estadounidense. «No sé cómo situará la historia de Estados Unidos al presidente Trump, pero es un presidente que se resume en aquella frase de ‘America first’ [América primero]», explicó el veterano político. Solana lamentó el cambio de rumbo emprendido por la primera potencia mundial a partir de 2017. «Para un país que es el país más poderoso todavía aquella frase debería ser al revés: el mundo primero y América debiendo liderar, pero en ningún caso América primero».
Retirado de la primera línea desde hace años, Solana lamentó el surgimiento de diferentes tensiones geopolíticas en distintos rincones del planeta. La confluencia de estos elementos distorsionantes trocan una realidad incuestionable hace apenas unos años: la permanencia de la OTAN como casa común de la defensa en Occidente.
Quien fuera ministro en diferentes gobiernos del PSOE moderó la conferencia Grandes retos de la OTAN: las relaciones con Rusia, la red como escenario y la cooperación como solución dentro de la primera jornada del tradicional Seminario Internacional de Seguridad y Defensa que se celebra en Toledo cada mes de junio. Solana reclamó la efectividad de la cooperación entre los principales actores globales como fórmula de entendimiento y rechazó las tensiones generadas por algunas decisiones particulares, especialmente las de Estados Unidos. «Estamos viendo lo que pasa con México, también lo que pasa con China, signos de sanciones. Estas cosas habría que pensárselas mucho más».
Solana retornó a la idea fundacional de la Alianza Atlántica y confió en su fortaleza para el futuro. «La OTAN sigue siendo lo que fue: una garantía de defensa colectiva de un grupo de países, fundamentalmente europeos con Estados Unidos. Eso es algo que no hay por qué romperlo», indicó. 
La desconfianza entre naciones no se circunscribe solo al terreno geoestratégico. «Hay muchos otros problemas que no están enmarcados dentro del ámbito militar, sino que lo hacen en el marco económico y comercial». Solana apeló a  que sean «otros órganos de la comunidad internacional, como la Organización Mundial del Comercio» quienes medie en esas disputas.
Respecto a Rusia, Solana recordó la proximidad territorial entre la Unión Europea y la nación más extensa del mundo y animó a Moscú a mirar a Occidente sin tanta desconfianza. «Para los europeos, Rusia siempre va a ser importante. Formamos parte del mismo continente, de la zona europea-asiática. Al final del recorrido, Rusia es un país europeo y el futuro de Rusia está en la frontera con Europea y no en la frontera con China».
Antes del inicio de la mesa redonda, Solana defendió la calidad del Ejército español y valoró la apertura producida tras la participación de nuestras armas en diferentes misiones internacionales a partir de los años noventa. «Han hecho una labor extraordinariamente importante: es un ejército bueno, preparado y multilateral».