Aplazan las ofertas de las cubiertas de pistas de colegios

M.G
-

La ausencia de un miembro de la Junta de Contratación obliga a posponer la apertura de plicas de los proyectos de tres centros escolares públicos

Aplazan las ofertas de las cubiertas de pistas de colegios - Foto: David Pérez

Un día más de espera. Hoy a primera hora se conocerá el número de empresas que concursa para la ejecución de las cubiertas de las pistas deportivas de tres centros escolares de la ciudad:Ciudad de Nara, Gregorio Marañón y Ángel del Alcázar. Todo estaba preparado para que se celebrara ayer a mediodía el acto público de apertura de plicas, ya que la fecha límite de la licitación fue el 5 de julio. La Junta de contratación se reunió un poco antes pero la ausencia de uno de sus miembros provocó la suspensión de la convocatoria para evitar un defecto formal en esta convocatoria.
El cambio de planes obliga a las licitadoras y a todo aquel al que le interese esta licitación a desplazarse de nuevo al Ayuntamiento hoy, a las 9 horas, para conocer si esta convocatoria ha provocado el interés de las constructoras y cuántas empresas optan a los tres proyectos. El objetivo de estas obras es que el alumnado de estos tres colegios públicos, a los que se suma también el Gómez Manrique, aunque esta última licitación va por separado y aún no ha concluido el plazo de presentación de ofertas, pueda disfrutar de las instalaciones deportivas todo el año.
Las licitaciones tienen que ajustarse con precisión al calendario porque el objetivo pasa porque  los escolares puedan disfrutar de las instalaciones desde el primer día del curso escolar. En principio, el Ayuntamiento ha calculado un coste de 520.000 euros para los proyectos de Ciudad de Nara, Gregorio Marañón y Ángel del Alcázar, a los que hay que sumar otros 149.609 euros por la futura cubierta del Gómez Manrique. En principio, se trata de los presupuestos base de las licitaciones y es previsible que las empresas aspirantes presenten sus ofertas a la baja y termine reduciéndose la factura.
Los proyectos se basan en la colocación de una estructura metálica portante. El más caro de todos es el del colegio Ángel del Alcázar.