Sánchez-Escribano todavía no puede regresar al CAR de Madrid

J. M. Loeches
-

La toledana sigue en Huesca entrenándose en la vía pública y en cuanto se permita el movimiento entre provincias regresará a Toledo

Sánchez-Escribano todavía no puede regresar al CAR de Madrid - Foto: Yolanda Redondo

Irene Sánchez-Escribano es de las que tiene que conformarse con seguir entrenando en la vía pública. De momento, no pueda hacer uso de ninguna instalación a pesar de que esta semana ha reabierto la pista del Centro de Alto Rendimiento de Madrid. Sin embargo, es solo para atletas externos que tienen domicilio en Madrid, ya que la residencia, donde vive la toledana, aún tiene las puertas cerradas.
La corredora del Adidas se marchó a Huesca tras decretarse el estado de alarma y allí ha trabajado en casa, con la cinta, y en la calle, desde el pasado 2 de mayo. Como no hay competiciones en el horizonte y los entrenamientos actuales están muy cercanos a una pretemporada, a la capitalina le vale con ir poco a poco y sin excesos para no sufrir lesiones. De ahí que, de momento, tampoco sea necesario introducir la pista.
Como la incertidumbre todavía reina en el ambiente, es difícil prever cómo serán sus próximas semanas, pero tiene en mente volver a Toledo cuando se puedan realizar traslados entre provincias. Y solo en el caso de que la situación siga mejorando, será el momento de volver a Madrid para continuar con la rutina. Sánchez-Escribano no tiene ninguna prisa y lo único que le preocupa es que la crisis sanitaria siga remitiendo y con las menores consecuencias posibles.
Hay que recordar que Irene Sánchez-Escribano ya tenía en su poder la plaza olímpica para los 3.000 obstáculos tras lograr la mínima en agosto de 2019.