Parapléjicos investiga si la heparina suaviza la Covid-19

J. Monroy
-

Solo ha habido 12 positivos en el hospital, todos con cuadros muy leves, incluso cuando se daban condiciones para ser más graves. Otra línea de investigación es el comportamiento inflamatorio de las personas con lesión medular, que es distinto

Parapléjicos investiga si la heparina suaviza la Covid-19 - Foto: David Pérez

La incidencia de la Covid-19 entre los pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo ha sido baja, tan solo 12 casos, de los que seis han sido pacientes que ya ingresaron contagiados. Además, se da la circunstancia de que todos ellos han sido cuadros muy leves de la enfermedad, incluso cuando se daban las condiciones para que hubieran sido casos más graves. En virtud de esto, el hospital ha iniciado una doble investigación, para saber lo ocurrido.
La baja incidencia de la Covid-19 en Parapléjicos, comparado con otros centros sanitarios, ha tenido que ver mucho con la prevención. La neumóloga Claudia Gambarrutta Malfatti explica que en este hospital, monográfico para personas con lesión medular, hay normalmente en torno a las 180 camas. Desde el inicio de la pandemia, decidieron en Parapléjicos disminuir en lo posible el número de personas ingresadas. Aquellos pacientes que cumplían los criterios para hacer una prealta para adaptarse a su domicilio se fueron a sus hogares, con lo que el centro se quedó con un cincuenta por ciento de pacientes. Además, estos se quedaron en aislamiento, cumpliendo la cuarentena. Se evitó la concurrencia de familiares y cuidadores, se interrumpieron las actividades de rehabilitación y las consultas con técnicas invasibas, para confinar a los pacientes a las paredes de sus habitaciones y los pasillos de cada planta.
Todo ello influyó en una muy baja influencia de lesionados medulares con Covid-19. La sorpresa fue la levedad de todos los casos. Aproximadamente, la mitad de estas personas tenía criterios de gravedad para enfermar gravemente por Covid-19. Pero no se comportaron así, sino que tuvieron una enfermedad muy leve, fue muy fácil su tratamiento, y pudo continuar su rehabilitación, dentro del aislamiento estricto en una planta dedicada para ellos.
Por esa razón, apunta  Gambarrutta Malfatti, aún con todas las precauciones del mundo, porque todo está en el aire y cogido con alfileres, desde Parapléjicos han detectado dos aspectos fundamentales en los lesionados medulares que puede explicar este comportamiento leve de la pandemia. Se trata del uso se heparina de bajo peso molecular en todos los pacientes del hospital y el comportamiento inflamatorio diferente de estos, demostrado en otras patologías.
Dos investigaciones. La sección de investigación de Proteómica está estudiando lo relativo a los procesos de inflamación. Hay que tener en cuenta que la Covid-19 es un síndrome de hiperinflamación. Pero, explica  Gambarrutta Malfatti, ya está demostrado que las personas con lesión medular tienen un comportamiento diferente en cuanto a las inflamaciones. En otras patologías ya se ha visto que «la cascada de inflamaciones es menos aparatosa y menos importantes que en los pacientes sin lesión medular, sin compromiso del sistema nervioso central».
El equipo de investigación está viendo, por lo tanto, si el control previo a la coagulación y la respuesta inflamatoria de las personas con lesión medular ayudan a la lucha contra el coronavirus. Será una cuestión más compleja, apunta Gambarrutta Malfatti. Otros hospitales también están incidiendo en esta línea a nivel mundial. El coronavirus ‘se engancha’ en la pared endotelial de los alveolos, riñones, paredes intestinales y vasos sanguíneos. Destruye, por lo tanto, la pared de los vasos y puede provocar pequeños microinfartos, por ejemplo, en los pulmones, y hacer coagulaciones.  La heparina es un tratamiento indispensable en estos pacientes de forma profiláctica o anticoagulante, para evitar trombos provocados por la falta de movimiento. En el caso de la Covid-19, parece que puede evitar estos trombos e infartos.
Lo que no parece muy claro es cuándo estarán los resultados de estas investigaciones. Probablemente, la primera pueda ser la relativa a las inflamaciones, pero Gambarrutta Malfatti no se aventura a dar una fecha anterior a un año, quizás mayo de 2021, se lamenta, porque es un virus muy complicado y todas las investigaciones en turno al mismo, incluidas vacunas y tratamientos, van a ser largas.