Los pueblos del Torcón sortearán el año sin problema de agua

J.M.
-

El pantano El Torcón II está lleno y queda garantizado el servicio hasta finales de 2019, por lo que no se repetirán las graves restricciones de consumo asumidas hace dos años

Los pueblos del Torcón sortearán el año sin problema de agua - Foto: Yolanda Redondo

La Mancomunidad de Servicios ‘Cabeza del Torcón’ dispone de agua suficiente en el embalse de abastecimiento para el consumo en lo que resta de año 2019, tal y como confirmó ayer a este diario el presidente, Víctor Cerezo. Los cálculos de la empresa que gestiona la infraestructura garantiza las reservas actuales al menos hasta el mes de diciembre, a pesar de que ha llovido poco en los últimos meses. Por lo tanto, no se repetirán los graves problemas acaecidos en 2017 cuando los diez municipios agrupados debieron prohibir el consumo a las explotaciones ganaderas, e incluso limitar el gasto en las viviendas.
Cerezo, alcalde en funciones también de la localidad de Cuerva, aseguró que los operarios de Aqualia indicaron en una reunión mantenida a finales de mayo que el embalse El Torcón II está actualmente lleno, por lo que estas reservas garantizan el consumo hasta finales de año.
«No tiene por qué haber problemas», subrayó el representante de los pueblos, quien detalló que «lo poco» que ha llovido en los Montes de Toledo ha caído en la naciente del embalse, localizada entre los términos municipales de Menasalbas y la ciudadrealeña Retuerta del Bullaque. «Por Cuerva no ha llovido nada», apostilló por la suerte de la localización de las precipitaciones.
La Mancomunidad de Servicios ‘Cabeza del Torcón’ está integrada por 10 municipios con un total de 15.000 empadronados: Casasbuenas, Cuerva, Gálvez, Las Ventas con Peña Aguilera, Menasalbas, Noez, Pulgar, San Pablo de los Montes, San Martín de Montalbán y Totanés.
Hace año y medio, la situación en estos pueblos del sur de la provincia difería mucho de la actual porque el colectivo se vio obligado el 2 de noviembre de 2017 a limitar a el consumo de agua a 200 litros por día y habitante, lo que dio alcance nacional en los medios de comunicación a esta medida excepcional. De hecho, algunos municipios decidieron declarar el servicio como no potable para poder abastecerse también de pozos y poder dar cobertura a todos los habitantes, incluidas las empresas.
Esta decisión de la mancomunidad confirmaba una deriva iniciada en verano cuando se prohibió el acceso al servicio público a las explotaciones agrícolas por la escasez de reservas de agua. Hay que tener en cuenta que se trata de una zona de la provincia con la presencia de cientos de granjas ganaderas de vacuno de carne.
No obstante, estas limitaciones en el abastecimiento, que llevaron incluso al Ayuntamiento de Toledo a prometer ceder agua de El Torcón I aunque finalmente no fuera necesario, ya habían ocurrido cinco años atrás en 2012, cuando se restringió también el servicio diario a los habitantes de la Mancomunidad de Servicios ‘Cabeza del Torcón’ por la escasez de reservas en el pantano.